CINEASTA DIGITAL: cine | Cineasta Digital

DECISIONES: LOS LATIDOS DEL CORAZÓN DE TU HISTORIA

DECISIONES, pues sí, este es el primer post del año. En primer lugar me gustaría disculparme por haber permanecido ausente tanto tiempo. No he tenido ocasión de postear una vez a la semana por otros proyectos que me han ido saliendo y no debería haber excusa con estas cosas, lo sé.


Este año, ya puntualizo que puede que no sea capaz de escribir un artículo una vez en semana, a pesar de todo, lo intentaré en la medida de lo posible.

Empezamos el año con DECISIONES. Tu guión, tu relato, tu historia, ha de tener personajes con decisiones que tomar, de lo contrario todo se va al carajo (con perdón). Así que he decidido proponer un par de ejercicios para tratar de resolver este asunto... ¿Empezamos? Ya es hora, que nos van a dar las uvas.

Mucha gente no quiere llegar a tomar decisiones, y se podría decir que en el mundo en que vivimos asumimos que 'el tiempo, al final pone las cosas en su sitio', como dice el dicho, pero no es así. Todos los seres de carne y hueso deciden, todos los días, con lo cual, nuestros personajes de ficción han de hacer lo mismo.


Y es que huimos de esta palabra, y relatamos momentos trágicos o de júbilo, conflictos y conflictos, pero se nos escapa el twist, ese momento de cambio... Y esa transformación se manifiesta, en gran medida, por medio de 'Las Decisiones'.

En tu historia has de plantearte si tus personajes toman decisiones, y sin importar la magnitud, que por muy pequeñas que sean, cuentan. Recuerda que a veces las decisiones más insignificantes pueden ser las más determinantes, esas que realmente acaban dando un giro a tu vida. Pero siempre ha de haber, como mínimo, una decisión CLARA que tomar por parte del protagonista o de los más allegados (en caso de tener un protagonista puramente griego y pasivo); y consecuencias que desembocarán en una resolución... Es lo que mueve la historia para delante, en ficción y en la vida, si no tomamos decisiones entramos en estado de congelación y morimos. Así que, con todo esto, podemos concluir que las decisiones son el corazón del drama, sin ellas tu historia nunca tendrá sangre fluyendo, jamás.

Sí, bien, ya sabes qué decisiones tomarán. En ese caso, recuerda que tampoco hay que ser tan explícito, puedes mostrarlas en su justa medida, y vienen en todos los tamaños y colores. No hace falta que sea individual, puede ser una decisión 'social', de una comunidad, o de una pareja... En esta decisión siempre habrá un villano (o varios) posicionándose (activa o pasivamente) como barrera, como obstáculo en las metas relacionadas con esa decisión.


¿Que no estás seguro? Pues entonces plantéate: ¿Mi personaje principal toma decisiones? ¿Quiénes toman decisiones aquí? ¿Cuáles son? Coge papel y lápiz (o boli) y haz una lista con todos los personajes de tu historia y qué decisiones toman. En serio, no es una pérdida de tiempo, hazlo. Aunque muchas de estas no salgan en pantalla, es un buen ejercicio, créeme, te ayuda a conocer quiénes deciden, qué y cuándo, en definitiva, te ayuda a visualizar el alcance de tu historia y a ver qué no funciona o qué te falta.

Y una cosa lleva a la otra y me lío, pero normalmente, al final de la lista, siempre llevo todo a lo personal. No me avergüenzo de ello, las historias con más alma suelen tener esas semillitas implantadas y, realmente se nota... De esta forma, me acabo planteando a pie de página: ¿Qué decisiones necesito tomar para sortear los obstáculos en mi camino y llegar a sacar el artista/creador que llevo dentro con esto?; o ¿como puedo llegar a ello, a ser de esa forma? ¿Qué quiero contar? ¿Se relaciona esto, de alguna forma, con lo que quiero contar?


No no, espera que hay más. Normalmente, recomiendo crear una outline de 4 páginas o así con la escaleta intercalando las decisiones del personaje principal y de las de los otros, sobre las que este no tiene conocimiento o control, obviamente. Esta práctica ya tan sólo te da ciertas ideas en las que antes no habías deparado, hechos o consecuencias que habías pasado completamente por alto... Y tal vez por eso fallase tu historia.

¡DECISIONES! ¿Que no encuentras más que las que el personaje principal toma, que además son obvias o algo no cuadra? Pues tómate un tiempo de desconexión y, durante los próximos días te propongo un último ejercicio: Por una hora observa todo como un niño. Todo, el perro, la silla, el vecino... Observa a tu alrededor como si fuese la primera vez, y después escríbelo. Fíjate hasta en lo más insignificante, te aseguro que en dos o tres días te vendrán ideas de motivaciones, conflictos y decisiones nuevas que antes no veías.

De verdad, los cambios más insignificantes pueden tener un papel decisivo en nuestra historia, en nuestra vida... Pero no los vemos porque sólo prestamos atención a lo único y grandioso que nos escupen los medios de comunicación las 24 horas del día. Hazme caso, púrgate, limpia tu mente, actúa como un niño, escríbelo, y verás como hacia el cuarto día algo diferente se detona en ti, algo sale a relucir y eso es lo que utilizarás en tu relato.


Ahora me dirás: Bueno eso ya lo sabía, cuéntame otra, mi historia narra esto que le ocurrió a esta persona, y lo otro que es espectacular, y es algo nunca visto (bla bla bla). Pues bien, esto mismo que he explicado es un fallo muy común que nos pasa a todos, no hay nada de qué avergonzarse. El 'decision mode' tiene que estar encendido todo el tiempo, es algo que has de aplicar a tu obra como artista, ya que puede que no esté presente.

Asimismo te diré que, a pesar de que el cine/tv/proyecto audiovisual es trabajo en equipo, tu deber como creador es decidir, y has de ser claro y específico, pues todo pequeño detalle, como he mencionado con anterioridad, cuenta. Sé que siempre podrás tomar la decisión de no leer este post ;-), aunque te invito fervientemente a que lo hagas y, en fin, creo que ya has tomado tu propia decisión, y ha sido la correcta.


Saludos para todos los lectores de Cineasta Digital y ¡Feliz Año! Os mando mucha fuerza y suerte para esta nueva etapa. 

Todo pin o share en FB/TW es bienvenido. Muchas gracias y hasta la próxima.

202 CONSEJOS PARA GUIONISTAS POR BRIAN KOPPELMAN (PARTE 7)

Con el mes de Octubre llegando a su fin, Brian Koppelman quiere ponerse en contacto con nosotros de nuevo para darnos los siguientes veinte consejos para guionistas, esos luchadores y sufridores creativos de los que raramente nos acordamos.

¡Adelante Brian!


123. Detesto Times Square porque es como que allí todo está calculado, es artificial y escaso en genuinidad... Exactamente lo mismo que un guión escrito siguiendo las pautas de esos 'libros para aprender a escribir guiones' (cualquiera de ellos).

124. ¿Pero cuando ocurre el detonante? ¿Cuánto tiempo debería durar el primer acto? ¿Mi tercer acto debería ser más corto? Cuanto? ¿Cuál es el momento oscuro o de caída? ¿Cuáles son mis high and low-points? Pinzas... Mira basta ya. Sólo tú sabes lo que tu historia necesita y punto.

125. ¿Cómo sabes si tus escritos son o van a ser un éxito? Bien, te has estado sentando y concentrando día a día dando lo mejor que podías dar? Pues ese ha sido el verdadero éxito.

126. Definitivamente sabes qué es eso que detona la creatividad en ti y te da energías para escribir; cuantas horas de sueño necesitas, abstenerte a tomar alcohol... La pregunta es: ¿Por qué no lo haces SIEMPRE?

127. Si escribir un primer borrador requiere un entusiasmo sin límites... Leerlo y hacer correcciones requiere una honestidad brutal... Desguaza tus escritos, no te pases ni una a ti mismo.

128. ¿Cuántas veces has escuchado a alguien decir 'Oh, no soy un artista' o 'no, no soy escritor...'? Da igual si vendes o no, o si no lo has hecho todavía: Si te sientas y haces el trabajo todos los días SÍ ERES UN ESCRITOR/ARTISTA.

129. Es más fácil no escribir que escribir, obviamente. Es más fácil rendirse que tener fe. Haz lo más difícil, y también hazlo otra vez mañana...

130. Y si en vez de juzgarte a ti mismo cuando escribes, consideras la actividad como una 'práctica', juego o pasatiempo? Estoy seguro de que más frecuentemente lo harías y, lo más importante: Lo disfrutarías.

131. Te puedo prometer que si escribes todos los días vas a terminar siendo famoso y popularmente conocido? No. Pero te puedo prometer que escribirás mejor.

132. ¿Lo tuyo es el drama? Pues haz 10 páginas de comedia. ¿Escribes baladas? Dame un poco de Rock&Roll. Luego, cuando vuelvas a tu género notarás que tendrás nuevos colores para usar.

133. Cuando le preguntaron a 'La Leyenda del Golf' Ben Hogan dónde había encontrado el secreto para ese swing tan característico suyo, él respondió: 'en la mierda'.
Recuérdalo la próxima vez que alguien te 'venda su secretito' para escribir guiones.

134. Aquí hay un aspecto brillante pero simple que recordar: Sólo necesitas un comprador, un creyente en tu obra puede cambiarlo todo. ONE, UNO, 1.

135. Por supuesto, es importante creer en ti mismo, pero incluso si no lo haces... Haz tus deberes igualmente, da igual. Si cumples con lo mínimo, lo suficiente, eventualmente, la fe volverá a ti.

136. 'Hey chico, olvídalo. Nadie hace westerns o películas raciales, o metrajes para mujeres, o peor aún: Películas familiares.' ¿Y qué? Escribe eso que quieres escribir, que da igual.

137. Hay días en que te sientas a trabajar y te sientes vacío, sin ideas... Trabaja, da igual. Otorga a tu subconsciente la oportunidad de sorprenderte.

138. No es del todo cierto que mientras te preocupes del aspecto creativo el negocio está servido, como se dice, pero lo que sí es cierto es que sin el aspecto creativo NO HAY NEGOCIO.

139. Recuerda esto: No hay una sóla forma de escribir un guión, no hay una sóla forma de contar una historia y todo experto que diga lo contrario, no es un experto.

140. Hey, sé que cuando la inspiración pega con fuerza ya sabes lo que tienes que hacer... Pero no te sientes a esperarla. Trabaja todos los días que así ésta sabrá dónde encontrarte.

141. Lo que perseguimos todos es ese sentimiento, ese 'momentum creativo', como cuando esquiamos, directamente, pista abajo a toda velocidad. Toma voluntad y disciplina para conseguirlo, pero vale la pena.

142. Cuando ves una película magnífica, sentimos que una magia se apodera de nosotros. Créeme, la gente detrás de ese proyecto tuvo tantos momentos de fustración como tú, simplemente siguieron adelante.

Muchas gracias por leer los consejos del Sr. Koppelman. Si os ha gustado, no dudéis en consultar las partes 12345 y 6. Por otra parte, todos los 'Shares' son profundamente apreciados y bienvenidos, sobre todo en Pinterest y Facebook.

¡Muchas gracias!

Fuentes: Six Second Screenwriting Lenssons en Vine 
(por Brian Koppelman) y https://briankoppelman.com
http://comfortpit.com/





LOS 10 MANDAMIENTOS DEL CINEASTA

Tras tanta duda, siempre hay que mirar atrás y examinar nuestra historia, qué se ha perdido y qué permanece. En busca de tal clarividencia, he decidido escribir un decálogo algo peculiar:

'Los Diez Mandamientos del Cineasta'

¿Empezamos?

Aplaude Tom, aplaude.

1. Amarás la ficción sobre todas las cosas. Buscarás conflicto y metáforas que representen más o menos la realidad de nuestro mundo y le darás valor y dimensión a lo que hagas o cuentes.

Como contadores de historias en este universo digital, tenemos una inmensa responsabilidad a nuestras espaldas. Los ciudadanos de este mundo, realmente, viven de lo que contamos, lo creen y lo utilizan para tener algo que compartir con otros y algo con lo que reflejarse a sí mismos. Somos los espejos de la realidad.

En momentos de sociedades adormiladas o 'bobas', siempre hay medios y productos audiovisuales que no motivan demasiado el intelecto, cuando, a su vez, juegan un papel importante y decisivo en el presente. 

En épocas de crisis, de caídas de imperios, de desastres y confusión existencial de la sociedad, siempre ha predominado el entretenimiento más banal. Parece que lo sabemos todos porque lo estudiamos en clases de historia y 'todo el mundo tiene acceso a una educación de calidad', pero parece que no lo recordamos demasiado. Se nos olvida el daño que los medios han hecho durante las dos guerras mundiales y, sobre todo, en periodos de Transición y Guerra Fría.


En tiempos de caída de imperios, las comedias demasiado 'obvias' o los programas de cocina y realities presiden las parrillas. Hablamos de prensa, radio, TV, internet, VOD y, en la antigüedad, de eventos y obras de teatro. Siempre que ha habido eventos de cocina, catas de vinos y gente teorizando sobre paladares a todas horas, superstición, 'temas de bien estar'... ¿Casualidades de la vida?, había una gran guerra, o una crisis económica masiva azotando a la sociedad. 

Los líderes de opinión, los pioneros, ofrecían productos o proyectos que 'fregaban' los suelos de cabezas inundadas en miseria miseria y adormecían a las masas para que 'no sufrieran', o simplemente para que no se revolucionaran demasiado. 

En cualquier caso, era conveniente al fin y al cabo, ya que es más fácil escribir un libro de recetas, o mostrar las opiniones de un chef, que producir una serie con dimensión o escribir 'La Divina Comedia'. Es cuestión de esfuerzo y dinero... Como todo.


Tómatelo en serio a la hora de crear y no promuevas banalidades ni ídolos estúpidos. Nuestra responsabilidad es ser vanguardistas (no de 'vive el presente'), sino, vanguardistas en el sentido del origen de la palabra: 'Fuera de época'. Hemos de trascender a toda época, tender a la universalidad con contenidos que siempre puedan enriquecer al ser humano y darle algo en que pensar. 

2. No llamarás cine o narrativa audiovisual a lo que no debería ser o a productos manufacturados sin valía, información o subtexto alguno por gente que vendería a su abuela. 


Este punto es relativo, pues ya sabemos que la narrativa audiovisual abarca muchas vertientes, de hecho, da igual tu profesión real, si luego te formas y trabajas en el mundo de la comunicación audiovisual y, concretamente, en realización. Pero hay que estudiar y trabajar mucho para hacer algo de calidad (tanto conceptualmente como técnicamente). No vale coger la cámara y contarnos tu paja mental con saltos de eje y variedad de burradas que se descubrieron y resolvieron en los años 30.

Si quieres tocar música, la estudias. Hasta los amiguitos del hip-hop escuchan a Chopin y tratan de estudiar a los clásicos y ver qué funciona. En este punto sí, todo es relativo, pero no glorifiques proyectos absurdos o 'copia-pegas', películas eclécticas sin visión o un mínimo de dimensión.

Sí, hasta 'Zombie's Party' tiene una dimensión, no tenemos que hablar de clásicos o ir de culturetas, pero hay que conocerlos y hay que intentar seguir lanzando el ovillo... Que si no la sociedad no avanza y haremos lo mismo siempre.


3. No tomarás trabajos mal pagados para devaluar la profesión (aunque lo necesites), así mismo, realizarás contratos justos pagando las horas a precios estipulados por sindicatos... 

**A TODOS LOS PUESTOS: A todos aquellos que cogen trabajos a paupérrimos, que van a rodar entrevistas por 20 euros (incluyendo gasolina) y luego, además, editan a 10 euros la hora... o a 20, da lo mismo. Estáis perjudicándonos a todos. Puede que lo necesitéis, y que en fin, si no lo quiere el de al lado, esto es un país libre y todo eso...

Bien, lo único que estáis haciendo es dañar todos y cada uno de los oficios de nuestra profesión. Cada asesoría gratuita, cada botón que pulsáis, está haciendo herida sobre costra. Gracias a ello, el cliente (sea el que sea) no respeta tampoco los contenidos que hacemos, los dan por hecho y se permiten ciertas licencias... No saben ni ven cuánto cuesta llegar a hacer esos vídeos, o esas películas. Simplemente, para ellos son minutos de entretenimiento, de pulsar rec y play.


Yo siempre hago como Picasso (y sí, puede que digáis que era Picasso, pero no estoy de acuerdo, de hecho había mejores pintores que Picasso... la gente que sólo habla de Picasso no tiene ni idea de arte, normalmente, se han leído un libro); fuera de sermones.

Picasso era un gran showman (a lo Donald Trump, pero con talento), y sus palabras eran más brillantes que sus cuadros. Esto es lo que dijo: 'Puede que haya pintado esto en tan sólo 5 minutos, pero el aprendizaje me ha costado 30 años de mi vida'.

Esto mismo es lo que digo a los que me van a contratar. Pagan por tiempo, pero también por equipo y experiencia en la especialidad. Eso es un hecho.

**AL PRODUCTOR/DIRECOR-PRODUCTOR: Si no tienes presupuesto y es una inversión tuya, no cojas voluntarios prometiéndoles que les pagarás cuando tu película haga dinero en festivales o cuando tu show se venda y todos 'seamos súper famosos'.

Es mejor que inviertas TU capital en TU equipo si realmente quieres que TU proyecto vaya a alguna parte (y si realmente eres o quieres que te llamen productor y estén contentos contigo). Si no estas por la labor, aprende tú a escribir, editar, iluminar, grabar, producir y dirigir y hazlo con un par de amigos o con estudiantes que no hayan acabado la carrera (por favor, no cojas a graduados, eso también nos perjudica).

Recuerda que la gente trabaja, pero en realidad, a parte de sentirse 'llenos' al realizar algo bello, en el fondo, a todos los técnicos les importa un bledo tu idea, en serio... No haces un favor a nadie, ellos NO GANAN NADA. Sólo quieren vivir de lo que hacen además de sentirse realizados haciendo eso que tanto les apasiona... Pero tu proyecto les da igual, a no ser que tengas a Brad Pitt y sea de renombre (aunque a esos ya les pagarías mejor supongo).


A mayor inversión, mayor calidad en todos los sentidos. La decisión es tuya. Perdón, pero este mandamiento se ha alargado un poco.

4. Glorificarás y respetarás los breaks y días libres, por lo menos los de los demás compañeros, tú puedes seguir trabajando, si quieres, pero respeta la ley.


Este es un punto interesante, porque el 100% de compañeros que he conocido siempre acaban trabajando horas extra y 'perdonando' algunos pagos, haciendo descuentos o recibiendo pagos por hora normal al hacer horas extra o al entrar en el margen nocturno. Algunos, incluso, no cuentan con 24 horas entre rodajes nocturnos y diurnos para descansar y cambiar el chip.

Eso es una salvajada.



Hay editores a los que les piden unas fechas de entrega de partirse de risa a precios ínfimos... Y muchos de estos editores han de trabajar de noche. Esto, además de no estar pagado y repercutir en nuestro producto final, NO MANIFIESTA PRECISAMENTE UN RESPETO POR EL TRABAJADOR.

No es que nos lo pasemos muy bien, que tengamos que estar agradecidos y que podamos estar 4 horas más de rodaje; es que este es un trabajo como cualquier otro y no somos rameras... Qué digo, hasta esas mujeres tienen más tiempo de descanso.

5. Honrarás y amarás a tus seguidores, respetarás a las audiencias y tratarás de darles material que no sólo entretenga, sino que también les enriquezca como personas.


Relacionado al mandamiento primero, pero con mayor énfasis en el receptor, no en la creación en sí. Creo que este punto está claro y el material que ofreces muestra, de forma directamente proporcional, el respeto que tienes a la audiencia, cómo hablarás de ellos a distribuidores y qué sentirás sobre ellos. 

6. No matarás o destrozarás las ideas o los proyectos de los demás (en ninguna fase de producción, da igual el motivo).

Este punto se refiere más a las figuras del productor, del director y escritor. Todos los proyectos evolucionan y mutan naturalmente, pero no se puede firmar un contrato y luego pretender que en la película (que era un drama de terror psicológico) haya que cambiar el plot e incluir aliens porque sí. 


El compromiso inicial es el compromiso inicial de las tres partes y se mantiene más o menos acorde con la línea de la película, con el acuerdo y con la continuidad de trabajo. Me explico: Un productor no puede cambiar de director o de escritor como le plazca sin consecuencias (sí, esto ocurre a menudo). 

El problema surge por el mismo motivo mencionado con anterioridad. Es común encontrar a productores que llevan años rulando por el país con 5 películas a cachos. Llevan trozos, secuencias grabadas, segmentos de páginas de calle en calle y, a su vez, van contratando a otros (esto pasa muchísimo con documentales, por ejemplo, pero se aplica a otros géneros también, sobre todo en España). 


Al final, esa cadena humana deja de ser tan clara, da más trabajo y dolor de cabeza que otra cosa y, el director o el escritor que coproducen (o estaban en el proyecto al principio) acaban desentendiéndose, pues ya están contratando a otros realizadores que pinchan en el proyecto o que quieren acabarlo ya, recibir el cheque y pasar página. 

Sí, porque cuando te toca uno de esos curros de 'restillos-de-otros-y-hacerlo-funcionar', no suele ser placentero, y el productor ya pasa de las calidades iniciales, únicamente puja por un producto acabado y listo para distribuir. 


En fin, interesante, ¿verdad? Todo esto nos lleva a...

7. No cometerás adulterio. (Creo que este punto no necesita explicación). 

O sí... Relacionado al mandamiento 6 conciertas vueltas de tuerca. No contratarás a persona/s para tu proyecto para dejarles tirados a mitad, o tener a otros secretamente realizando otras funciones con el trabajo de esta persona sin su conocimiento; así como 'no aceptarás un trabajo que no vayas a realizar'. Esto, en empleos en plató se suele dar mucho más, que, por ejemplo, un cámara de pronto te deje por otro bolo mejor pagado cuando ya había dicho que iba, o un actor te falle...

El calendario es el calendario, y el calendario es sagrado porque no queremos perder dinero ni tiempo para nada. (En negrita).


Pero los mayores casos de prostitución por parte del productores o creadores se dan en pre-producción (guión y logísticas varias) y en postproducción, especialmente con contratos que se rompen porque se pagan en dos plazos. Os sorprendería saber cuántos productores se llevan películas de un estudio de montaje a otro, rompecabezas a medias.

Eso es ser, con perdón, una PUTA con todas las letras. Una cosa es que no te guste algo, otra es buscar quién te hace qué mejor por el precio más barato y qué partes con descuento al contratar todo... Para luego llevar hard drives de un sitio a otro y romper contratos obteniendo modelos 3D a mitad de precio, o llevándote versiones y películas a cachos a sitios diferentes.

Los productores que hacen eso, con animación especialmente, pero se aplica a cualquier proyecto audiovisual (pues son procesos); son unos PUTONES... No me corto, no tienen otro nombre, eso es robar y no pagar a los pobres animadores (que son artistas y curritos) ni la mitad del jornal en total.

En fin, no pongáis los cuernos a nadie, y si lo hacéis, que haya conocimiento y consentimiento de la otra parte o hazlo saber antes de que la relación comience.



No me meto con todos los productores de la galaxia. Simplemente me siento ofendida cuando me encuentro con el pastel. Esto son cosas que he observado a lo largo del tiempo... Y sí, el productor es el jefe o el compañero que lleva el capital y la logística, es lo que hay, por eso se habla de él.

8. No hurtarás ideas, materiales de rodaje o derechos de autor firmando ilegítimamente por cosas que NO HAS HECHO.

Este punto va ligado al anterior, pero se puede asociar a cualquier otro de los oficios en el mundo cinematográfico. En definitiva: No cojas lo que no es tuyo y digas que lo has hecho tú.


Ahora dirás: 'Bueno, es trabajo en equipo y yo lo encabezaba' o 'yo di esta idea' o 'cambié la coma y dos expresiones más en el guión...'; o 'yo firmé el contrato de editor, si luego el productor se lo ha llevado a otro a que le haga el resto de película no es mi problema, este es el acuerdo conmigo y es mi crédito'... etc. etc. etc.

Siempre hay problemas para mostrar quién hizo qué, cierto, pero hay que intentar mostrar la realidad, pues los créditos puede que no sean todo, pero son algo infinitamente importante en tu currículum (no es cuestión de ego, es cuestión de raciocinio y practicalidad).

Todos sabemos lo que hemos hecho realmente y qué tipo de actitud hemos tenido en una producción... Allá cada uno con su conciencia.


9. No dirás falsos testimonios sobre tus compañeros o sobre la competencia ni mentirás.


No mentirás acerca de tu disponibilidad, no te comprometerás con dos personas a la vez para proyectos que prácticamente se solapen, no dirás que haces un proyecto y luego, el día antes de la producción o a mitad de proyecto te 'pondrás malo', ni mientas sobre salarios de unos y otros y, no marujearás o difamarás a alguien o criticarás su trabajo en sets y, por supuesto, no eches la culpa al de al lado si algo ha salido mal. 

En este apartado hay muchas negaciones, pero es lo que es. No mientas, indiferentemente del contexto y la situación. Puede que salgas ileso de una mentira, pero al final, además de poder perjudicar a alguien y a un proyecto en su totalidad, todo se sabe, se cuenta y se huele. Como siempre digo, esta industria no es tan grande como parece.


10. No codiciarás la película de tu prójimo, no codiciarás el inversor de tu prójimo, ni su ayudante de producción, ni su editor, ni su equipo o materiales, ni su éxito, ni su asno, ni cosa alguna de tu prójimo.


Este mandamiento es demasiado general porque se relaciona a todos y cada uno de los puntos anteriores, pero para ir a aspectos concretos:

Puede que desees lo del compañero, pero de una forma sana. No deberías 'hacerte' con otros que estén trabajando para alguien que tu conozcas en ese momento, o sobornar a gente con dinero, 'hacerte con equipos que no son tuyos unos días más', engañar respecto a sets o localización para tenerlos más tiempo... etc.

Esta industria no es como el resto, la mayoría de las producciones son realizadas por pequeñas productoras privadas. Cualquier alteración supone un mundo para ellos. Por eso todos nos tenemos que arropar y colaborar, no codiciar lo del vecino.

Por otra parte, sé que siempre necesitamos un día más, andamos cortos de presupuestos y ha habido un accidente o queremos más B-roll. Todo freebie es bienvenido, pero no hay que 'hacerse con cosas' que no nos corresponden sin preguntar. Tomar prestado, en este mundo de producción audiovisual, es siempre algo que abarca muchos grises, sobre todo en proyectos hechos a cachos a lo largo del tiempo. 

Mucha gente, sobre todo productores (otra vez, pobrecillos); tienen la filosofía de 'es mejor decir que lo sientes al final, que pedir permiso desde el principio'. 


Entiendo porqué lo hacen, y es que el camino es rocoso y desalentador, pero este no debería ser el cimiento fundamental de un proyecto, éticamente hablando. Nuestra industria sería mejor si la gente no mintiese o no se hiciese constantemente con eso que tiene 'el de al lado'. Codiciar algo, sea una persona o un bien, hasta el punto plagiar, o de omitir información, o de hacerse el tonto para tener eso unos días más; no lleva a ningún sitio más que a provocar sentimientos de abuso en otros y que estos no vuelvan a querer trabajar contigo.

Puede que penséis que este punto es obvio y que nunca pasa, al menos en productoras respetables o canales de televisión con capitales serios y profesionales detrás... Pues siento decepcionaros, pasa, y mucho, porque aparentemente parece que esa es, y siempre ha sido, la fórmula para producir entretenimiento (cine, series, etc.): La jeta. 

Hay que desterrar el utilitarismo y la codicia de nuestros corazones. Nos tenemos que arropar y ayudarnos para que progresemos y sigamos adelante.


Todos estos mandamientos se pueden resumir en dos: Amarás la ficción sobre todas las cosas y al prójimo como a ti mismo.

PRECALENTAMIENTO Y EJERCICIOS PARA EL ESCRITOR

En Las Cinco Verdades del Guionista (Parte 2), mencionamos un aspecto fundamental sobre la disciplina del escritor:

'EL CALENTAMIENTO'

(Con mayúsculas)


No hay escritor profesional que se siente a escribir 'en frío' o porque le dé por ahí. Al igual que el músico o el deportista, hay que estirar los músculos y prepararse para el combate. En el caso de la música, lo que hacen es que suelen calentar durante media hora antes de comenzar a tocar la pieza, antes de que la magia suceda.

En este post hemos preparado una tabla con algunos ejercicios beneficiosos para combatir el bloqueo interno y hacer de la escritura creativa un hábito. Son unas prácticas, previas al trabajo a realizar, que ayudan a todo escritor a mantenerse cuerdo a diario y a retomar el trabajo del día anterior con las baterías a rebosar y con la flexibilidad mental necesaria.

Necesitarás: Una silla cómoda, una mesa, un cronómetro, un cuaderno, un boli (con tinta, por favor), rotuladores de colores, un ordenador (únicamente para leer noticias) y tu mente.

Otros accesorios: Un péndulo, una bola de yoga, un dong, un Buddha, una Shiva o un crucifijo, papel higiénico, un buen tanque de café o una tetera repleta de tu infusión favorita. Simplemente, algo que te guste y te de seguridad, tus amuletos personales, lo que quieras. Si son importantes y necesarios para ti, pues a por ello.

1. REALIZA UNA ACTIVIDAD PREVIA QUE ACTIVE TUS CAPACIDADES MOTORAS (OPCIONAL).

Antes de comenzar, debes activarte físicamente. Plancha, barre, vete a la panadería o a la cafetería y vuelve. El caso es darse un corto paseo.

Haz algo que que te ayude a tonificar los músculos y, a su vez, estimule tus conexiones cerebrales durante 15-20 minutos. Algo que te anime, que te guste. Puedes tocar un instrumento, o coger esos polvorientos prismáticos y espiar a gente por la calle (aunque no sea muy físico, siempre activarás el movimiento de los ojos y el sentido de alarma, a parte de ser un elemento inspirador a la hora de crear). Recuerda, mover los ojos de un extremo a otro activa, también, las facultades motoras en nuestro cerebro.

Dicho esto, los videojuegos quedan rotundamente prohibidos, no hagas nada que tenga que ver con pantallas, a no ser que hablemos del Wii Fit. Este puede servirnos en casos de urgencia, pero lo mejor es que salgas de casa.

Lo más recomendable es, simplemente, caminar. Si no dispones de ese tiempo, puedes hacer 5 minutos de abdominales o pegarte una carrera calle abajo.

2. PRELUDIO: RESPIRACIÓN Y CONSCIENCIA.

Si no puedes ir a correr, o el mal temporal te lo impide, siéntate recto y quédate en silencio escuchando e identificando los sonidos que están a tu alrededor.

Siempre recomiendo este ejercicio como un preliminar opcional a la sesión de calentamiento, más que nada porque el silencio con uno mismo es como un 'DONG' que encabeza el ritual y puede ayudar a que nos relajemos.



Cronometra 5 minutos (si es lo que funciona para ti, para mucha gente sólo son 3 minutos). Utiliza algún incienso o cualquier olor placentero que te ayude a concentrarte si quieres, y permanece sentado respirando y espirando tranquila y pausadamente.

Envuelto por ese silencio, siente lo que ocurre en el piso de arriba, en la azotea, en la calle. Escucha y detecta de dónde vienen y qué son esos sonidos. Puedes pensar en las causas o no, pero el propósito de este ejercicio es mecánico, de percepción primaria. Intenta hacer un esfuerzo por permanecer presente en la habitación... Aunque si tu mente te lleva a otros lugares, no importa.

Acepta lo que venga, respeta tus decisiones y relájate, trata de volver a tierra para apreciar y sentir lo más físico, lo más primario que está a tu alrededor.


La alarma suena. Ahora agarra un papel y escribe rápidamente lo que te venga o haya venido a la cabeza. Este ejercicio de escritura ha de durar exactamente 3 minutos.

3. DIARIO MAÑANERO

Esta práctica es opcional, pero muy popular entre los escritores y recomendable, pues te alejas de tus problemas, preocupaciones y negatividad al verbalizar y expulsarlo todo de tu sistema. Hay gente que combina algunos ejercicios del punto 4 y el diario mañanero o 'morning pages'.

Básicamente coge tu diario (o hazte uno) y escribe 15 minutos sobre lo que tú quieras. Puede ser sobre tu sueño de la noche anterior, sobre tu preocupación primordial o, simplemente, describe algo que hayas hecho ese mismo día: Hoy he desayunado huevos fritos... Como todos los días.

Escribe lo que te venga en gana, aunque no tenga la menor relevancia. No te preocupes, algo más saldrá tras siete minutos de escribir pensamientos aleatorios comunes. También te puedes insultar a ti mismo, pero recuerda siempre que deberías finalizar con algo constructivo, algo que pienses que sea o pueda llegar a ser positivo sobre tu persona y tus cualidades.



4. EJERCICIOS DE VELOCIDAD CREATIVA.

Estas son las abdominales del escritor. Vamos a dar varios ejercicios que ayudan a estimular la mente y a crear mejores historias a medida que se practican más y más a menudo, además de romper el hielo todos los días. Lo principal es la velocidad en la creación con una cierta coherencia, no te detengas en detalles o te vayas por las ramas demasiado.

A no ser que se especifique lo contrario, todos estos ejercicios tienen una duración de 3 minutos, pero no te apures, hay gente muy creativa que no es capaz de acabarlos en esa marca. No te agobies y hazlos siguiendo los tiempos. El cronómetro ha de ser tu marcador y lo que despierte esa urgencia para crear (da igual qué).

Disciplina, disciplina, disciplina.



- CARRERA DE LOGLINES. 

Biiip. Comienza el juego.

Escribe frases simples que tengan un principio un desarrollo y desenlace. Tres partes y un cambio. En el fondo, aunque las llamemos loglines, todo se resume a: 'Una niña sube la escalera, se tropieza con el escalón y se cae'.


Cuantas más loglines escribas, mejor. El mínimo estipulado en este ejercicio (por lo menos así lo creen los psicólogos), es de 13 frases, el ideal está entre 16 y 20.


Biiiip. Fin. Ahora lee lo que has escrito.

Este ejercicio siempre se hace al principio. Suena aburrido, repetitivo, casi insoportable... Pero es muy necesario y, a pesar de que los otros ejercicios se puedan modificar ligeramente, este ha de ser siempre inamovible, inalterable.

- ¿CUÉNTAME EL FINAL? 

Lee una noticia en un minuto, al azar, rápido. Utiliza Google News para no entretenerte en buscar demasiado y que haya mayor variedad. Si la noticia es de sucesos siempre será más fácil elaborar un argumento (pues hay mayor acción y conflicto sobre un tema específico), pero todo vale. Tu mente ha de escanearla rápido, en menos de un minuto. 


Ahora escribe un párrafo contando cómo acabará ese relato, esa noticia, como si escribieses el resumen del tercer acto de una historia de ficción. Lo puedes escribir en el género y formato que desees, pero no te pases del tiempo estipulado (como ya hemos dicho, si no lo terminas, no te desesperes, eso pasa al principio).

Hay otro ejercicio equivalente a este. Trata de escribir otra noticia rápida a raíz de la que se ha tomado como referencia. El escrito ha de ser un sumario sobre lo que va a ocurrir después. Se trata de hacer un 'seguimiento ficticio' de la noticia. Es como si te inventases el futuro, escribes una noticia que no existe sobre lo que va a ocurrir la semana siguiente relativo al suceso. A diferencia del anterior, este ejercicio ha de ser escrito en un formato más periodístico. Elige uno y... ¡A trabajar!


Mientras te pones con ello, te diré que hay montones de pruebas y prácticas que se hacen con artículos como materia prima (aunque probablemente eso ya lo sabías). Los hay simples, en los que sólo hay que escribir una sinopsis de una historia completa inspirada en la noticia (bien como hipótesis o como hecho); hay otros en que has de escribir una biografía sobre el personaje de la noticia y qué le llevó a ese conflicto; también se puede escribir una historia sobre un personaje que está leyendo esa noticia en ese determinado momento y su opinión o acciones en de su entorno. Otro ejercicio es, por ejemplo, tomar una crónica como referencia, y reescribirla como una secuencia con introducción, desarrollo y desenlace en diferentes géneros literarios y formatos (aunque este ejercicio toma más tiempo).

La noticia es, como sabrás, una excusa dramática, y es que hay muchas formas de jugar a armar una historia... Pero, para el calentamiento previo, hay que ser organizado y específico en todo momento. Has de elegir uno o varios ejercicios y crear un hábito desde el principio con lo mismo. Trata de mantener esos 3 minutos como tope (si se te hace muy difícil, hazlo en 5, pero intenta evitarlo, da igual que no acabes la historia y esto no es más que un calentamiento).


Biiiip. Lee lo que has escrito. Opina, piensa en ello, o tíralo a la basura.

Siguiente ejercicio.


- CONSTRUCCIONES DE LEGO

Hay múltiples variantes de este juego, porque realmente es lo que es. Vamos a acudir a nuestros amigos los libros, aunque también lo puedes hacer en Google News.


Coge un libro, ábrelo aleatoriamente. La primera palabra que veas escríbela en un papel con un color, luego, del mismo libro (u otro cualquiera); escoge otra, escríbela en un papel con otro color. Cuanto más varíes en tus recursos, más interesante será el ejercicio.

También, si lo prefieres, puedes utilizar 'post-its'. Al final, deberías acabar con un folio lleno de palabras de diferentes colores. Para ser exactos: Debes tener cinco colores, tres palabras por color.

Ahora esto se pone interesante, el ejercicio tiene tres fases:

Fase 1: Coge un color, esas van a ser tus palabras clave para comenzar a construir. Con ellas, tienes que forjar una mini historia en la que haya un personaje principal, un conflicto y una meta.

No lo hagas a lo loco, tienes 3 minutos, es suficiente para escribir una mini sinopsis. Haz algo interesante y cuanto más detalles des, mejor.


¡Biiiip! Se acabó el tiempo. No pares a leer lo que has hecho. Coge tres palabras de otro color y haz otra. Haz lo mismo con el resto de colores.

Una vez hayas finalizado, ahora sí puedes descansar y leerlo. Disfrútalo y ríete un rato. Ya llevas 15 minutos escribiendo tramas... Sin perder el ritmo, retomamos.

Fase 2: Ahora vamos a trazar líneas, uniendo así palabras de tres en tres mezclando colores. En cada conjunto no puede haber 2 del mismo color. 

Ahora prepara el cronómetro, concéntrate en el primer conjunto, tienes 3 minutos para escribir una mini biografía de un personaje que te inventes con esas palabras. Haz lo mismo con los otros cuatro conjuntos. Preparados, listos, YA.



En 15 minutos deberías tener 5 personajes construídos y responder a las preguntas básicas sobre quiénes son, de dónde vienen, cómo son, cuándo (en qué tiempo viven, si es en el presente, describir si son de un lugar donde hay revueltas, guerra, paz o estilo de vida, su pasado, su niñez...); y sus porqués (relacionado a sus miedos o sueños normalmente). Hazlo como quieras, pero esas palabras han de ser clave en la descripción.

Tómate un descanso. Lee todo. Piensa y digiere lo que has escrito (aunque no demasiado). Tras estos 15 minutos y un break de 2 minutos o así, pasamos al último ejercicio.

Fase 3: Elige los roles de tus 5 personajes, quién es el protagonista, el antagonista y los secundarios. Ahora escoge una de las cinco mini sinopsis de la fase 1. Tienes 7 minutos para crear una historia algo más elaborada (recuerda, introducción desarrollo y desenlace) con esos cinco personajes integrados en la trama. Los tienes que amoldar, han de encajar.

Si tu mini historia tiene un personaje muy detallado ya, cámbialo o modifícalo acorde a los personajes que tienes para jugar ahora... Quédate con la esencia de esa mini historia y mete a esos cinco personajes dentro. Muy importante, no cambies de opción si ves que no te sale, permite que tu mente se relaje e intenta encajar las piezas para ese problema específico. ¡No te rindas!

Finalmente, deberías acabar con una nueva y más extensa sinopsis donde hayas podido cambiar detalles e incluso dar un tono acorde al género. Si esa trama no tenía género originariamente, ahora es el momento de dárselo.

Recuerda, tan sólo disponemos de 7 minutos (y tres de gloria si los necesitas o te agobias, pero intenta ejecutarlo en 7). No importa tanto la forma, como el contenido y tu rapidez.


Para, lee lo que tienes. Puede que te sirva, o no... Pero te sorprendería saber lo que sale de estos ejercicios. Normalmente nunca nos da tiempo a terminarlo por completo, depende de la historia y cuánto te cueste centrarte.

Ánimo, que este ya era el último. Una vez más, no importa que no te haya dado tiempo a terminar.


* NOTA SOBRE EL EJERCICIO 4: 

Hay creativos que, al hacer esto todos los días, comienzan a variar los tiempos, y a veces necesitan simplemente menos tiempo para calentar. Algunos empiezan a utilizar 3 colores o matizan los ejercicios, los invierten o simplemente los cambian... Por ejemplo, las palabras elegidas de color rojo se pueden identificar con Terror, las de azul con Sci-fi/Fantasía, las de rosa con Romance, las de verde con Comedia... Con esto, en cada ejercicio puedes pincelar los personajes o la historia acorde al género o géneros dependiendo de los colores de esas palabras.

Algunos escritores prefieren tener menos palabras y más tiempo para describir un poco más detalladamente... Aún así, tu tiempo por ejercicio no debe exceder los 7 minutos. Todo debe ir en bloques de 3, 5 o 7 minutos.

** LA IMPORTANCIA DEL NÚMERO 3

A pesar de todo, lo más recomendado es tener 3 minutos como referencia. La razón principal es que, de esta forma, el calentamiento sería de unos 45 minutos max. por día. Otra razón: es una cifra perfecta para crear un ritmo más adecuado de trabajo, y suficiente para no ahondar más y crear algo. Esos 3 minutos nos ayudan a ser específicos, a centrarnos en un punto concreto, para visualizar un blanco concreto (bien sea para crear personajes o tramas). Tenemos que tirar piedras, disparar flechas, calentar los brazos. Calentar el intelecto.

En general, el número 3 es indispensable y ha de ser nuestro mantra. Simplemente es un recordatorio que obliga a nuestra mente a construir en bloques de tres (en quitar los accidentes y pensar únicamente en términos de introducción, desarrollo y desenlace).

Como sabes, este aspecto es esencial en la composición de historias de todo tipo. Las novelas, los capítulos, las noticias, los guiones, las secuencias, las escenas, los poemas, los versos... Mayores o menores unidades narrativas... Todo se estructura de ese modo, con lo que este calentamiento ha de ayudar a tu mente a sentarse en esa silla y, orgánicamente, pensar de esta forma para poner orden. De esta forma podremos plasmar nuestras historias, ya lógicamente estructuradas y en papel, de una forma casi intuitiva.

FINAL DEL EJERCICIO: META Y OBJETIVOS

Ya vamos concluyendo, que este post se está alargando... Para resumir, acabaríamos con la siguiente tabla de calentamiento:

3 minutos: Preludio (opcional).
3 minutos: Carrera Loglines.
3 minutos: Cuéntame el final.
30 minutos: Construcción de lego.

Total: 45 minutos (con descansos, o 39-40 min sin ellos).

Todo esto ha de estar escrito a mano. Las razones son sencillas, para empezar, la caligrafía es parte de ti, es lo que eres como escritor y has de conectar contigo mismo.

Por otra parte, psicológicamente es muy importante el materializar y verbalizar, el ver productos acabados y redactados en un papel, ya que, de otra forma, no dejan de ser ideas plasmadas en un medio relativamente intangible como lo sería una pantalla.

Dicho esto, has de ser capaz de tocar tu trabajo con las yemas de los dedos, para que así tu persona sea consciente de que ese es un trabajo material realizado y finalizado por ti, de que es una consecuencia racional y palpable de tu esfuerzo.

Otro punto importante es que la 'luz a través' es una distracción, en mayor o menor medida dependiendo de la persona, para que el intelecto funcione al cien por cien... Somos seres visuales e inconscientes de ello. Al tener luz sobre nuestros ojos nos centramos un poco más en los aspectos visuales que en 'el habla' en sí. En cambio, cuando utilizamos la mano y el bolígrafo como medio, tenemos una interacción directa y sin ediciones. La escritura caligráfica es una prolongación literal de nuestra mente, que habla directamente sin distracciones o puntos de mira fuera de lo conceptual.



Para concluir (por fin, lo sé): Como todo en esta vida, al final las elecciones son del individuo, pero hay que intentar imponerse unas normas mentales de antemano y tener el cronómetro en mente todo el tiempo a la hora de calentar. Debes tener una disciplina e intentar seguir los ejercicios como están descritos al principio, luego ya los podrás variar a tu gusto.


El precalentamiento ha de ser, como mínimo, de media hora, sobre todo si estás saliendo de una mala racha o si tienes problemas para concentrarte o quieres forjar esa disciplina. Recuerda que, en cuanto recuperes tu ritmo creativo, ya puedes elegir lo que más te guste y acortar los tiempos. Muchos escritores sólo se centran en el diario mañanero y después pasan a trabajar en su proyecto/s. 

Iremos exponiendo otras tablas y ejercicios en futuros posts. La elección es tuya, calienta con papel y lápiz (o pluma, o bolígrafo, o lo que te venga en gana). Pero no te olvides de lo principal: ¡Disfruta!


No dudes en aportar comentarios o impresiones sobre los ejercicios planteados en el post, material original de una cineasta digital tan intrépida como 'plasta'. 

Posts relacionados:



CINCO VERDADES DEL GUIONISTA (PARTE 2)

Tras el éxito de Las Cinco Verdades del Guionista (Parte 1), os traigo la segunda entrega en la saga con consejos y relatos comunes a todo creador de historias. ¡Que lo disfrutéis!

1. ASÚMELO: EL GUIONISTA SUFRE, Y MUCHO. 

APRENDE Y EXPLORA OTROS CAMPOS QUE PUEDAN ENRIQUECER TU ESCRITURA.


Cuando no se sabe qué decir...
La profesión es lo peor, parece que es parte de ti, como un cáncer. Vas a fiestas, la gente te pregunta: ¿cómo va ese guión?; O te presentan: Este es mi amigo el cineasta o el guionista... lo que sea. (Igual hasta ni se acuerdan de tu nombre). El caso es que la gente reacciona ante esto, normal, aparentemente es una profesión muy 'cool'.

Lo que inicialmente puede traducirse como 'orgullo' para el escritor de imágenes, como 'valor' u osadía, con el tiempo se acaba convirtiendo en un llanto interior. Estas situaciones acaban sometiendo al escritor a una presión brutal, para empezar, porque no sólo somos eso: Guionistas. Bueno sí, lo somos, pero el 100% de nuestra persona no está ligado a eso... No es la esencia más pura de nuestro ser. Si realmente lo crees así, vas a sufrir incluso más, a no ser que te metan en un equipo de guionistas de la MTV con contrato indefinido, claro, aunque, por lo general,  no todo en la vida se limita a una sola carta.

"- Así que eres guionista... ¡Qué interesante! ¿Qué pelis has escrito?
- Ah, pues... Seleccionaron un piloto que escribí hace unos años. ¿Recuerdas esa serie, "Desaparecidos"? Pues estaba muy bien, los productores la desarrollaron con otros escritores, y nada, la empezaron a anunciar en los medios... Sí, fue muy sonada... Pero bueno, al final se canceló en el último momento. No sé, algo que hayas podido ver (...) el anuncio de Ariel, ese con el niño disfrazado de fantasma.
- Ah (ni pajolera idea) y... ¿Qué otras cosillas te han publicado?
- Nada, porque, en fin, los guiones no se publican por lo general, a no ser que seas Almodóvar.
- ¿Tienes algún guión seleccionado para producción? 
- Sí, algo en mente. No puedo decir mucho, pero es un guión redondo, increíble, algo nunca visto. Bueno, a ver qué me dice mi agente, es ciencia ficción, a ver qué pasa. "

En definitiva: No tienes dinero para producir tus propias historias y no sabes si tus diálogos verán la luz... Si realmente piensas que el ser guionista abarca un 100% de tu identidad te daré un consejo: Suicídate, porque si no lo haces ahora, acabarás en un loquero. Siento decepcionarte, pero nada dista más de la realidad y escribir sin reconocimiento hace mella tras varios años de esfuerzo. Lo mejor de todo, es que no es culpa de nadie, la mayoría de proyectos cinematográficos y televisivos se caen por falta de financiación o simplemente, por un cambio de directivos, de metas y decisiones.

Sin tenebrismos, somos guionistas, pero hay que tener siempre más conocimientos e intentar abarcar algo más. Debemos aprender de todo y trabajar en todo lo relativo a los medios de comunicación (para no andarnos por las ramas) o a actividades relacionadas con storytelling en general. Hay gente que incluso aprende a tocar instrumentos o aprenden disciplinas que les ayudan a crear patrones o sistemas, porque, al fin y al cabo, eso es imprescindible a la hora de plasmar historias. Mark Twain fue guía turístico, ¡qué más se puede decir!

Disfruta y explora, pero, sobre todo, prueba algo diferente y aprende a dominar otros géneros. Escribe artículos para un periódico o publicaciones online, novelas, o incluso, si crees que tu vida no avanza, busca tu suerte en empleos donde se vean resultados físicos inmediatos que te sirvan de vía de escape. Además de todo esto, piensa en usos y en el futuro de las mejores historias que están en el primer cajón de tu mesa de escritorio. ¡Utilízalos! ¡Mútalos! Cámbialos para que tengan más oportunidades de ser comercializados y difundidos. A lo mejor ese guión tan alucinante sería una mejor novela, a lo mejor esa novela tan pobre podría ser una obra de teatro alucinante.

El teatro, la novela, el cómic, el videojuego, a pesar de ser otros formatos diferentes, son productos que, al menos, se pueden ejecutar y difundir, que pueden otorgar al escritor beneficios personales y pecuniarios. No te olvides de ellos.

2. LA ESCRITURA DE GUIÓN, AL IGUAL QUE PARA OTROS GÉNEROS, 

HA DE SER REGULAR.

Stephen King. No es el mejor escritor en la faz de la tierra, pero es una referencia a seguir. El escritor modelo de nuestro siglo. Un currito en toda regla vaya.

Hábitos, hábitos, hábitos. Stephen King, uno de los principales novelistas de entre-siglos reitera este punto una y otra vez. Muchos escritores trabajan para diarios, son traductores, guías turísticos o, mejor aún, trabajan en algo que no tiene nada que ver. El caso es que, si te ayuda, ten un compromiso periódico que ejecutes y para el que hayas de entregar un pequeño texto terminado siempre al final.

Los hay que dicen: -'Si no haces dinero escribiendo no eres escritor, ha de ser tu única vocación'... Bien, prácticamente todos los escritores de éxito tienen otra ocupación u otro negocio familiar entre manos donde 'airear sus cerebros y sus obsesiones'; o, simplemente, un lugar donde observar a otros y contar historias.

No te obsesiones, no tomes la escritura como la única esencia de lo que eres, eso sólo te ayudará a seguir estreñido creativamente, todo por subrayar esas expectativas que tú mismo y otros esperan de ti.

No pienses más, planifica y escribe. Sinopsis, relatos cortos, artículos, noticias, recetas de cocina, tutoriales, me da lo mismo. Escribe, da igual para qué, pero hazlo a las mismas horas todos los días. A veces habrá más que contrar, otras menos, pero hazlo.

Quítate el miedo y escribe algo que te haga romper esa dualidad entre las ideas de finalidad y el puro 'disfruta del proceso' de libritos de autoayuda. Sí, lo sé, escribes una trilogía y el ser humano quiere ver resultados y su obra con metas en mente, por mucho que nos pese. En este caso, el guionista siempre ha de destrozar estas imágenes. No, no tiene porqué haber un producto totalmente final listo para compartir y comercializar: El guión es sólo una 'blueprint' y puede que nunca se realice. No alimentes tu fe o tus sueños demasiado, ni combatas con tu mente, eso lo puedes hacer luego si quieres, cuando creas que has terminado con ese proyecto y empieces otro.

Si eres un novelista, lo mismo. No pienses en el producto final o qué gustará o cómo, porque puede que publiques tus 1500 páginas de fantasía épica en bubok... O puede que no. Así es la vida, simplemente no hagas caso a la gente que habla desde fuera desde la mera ignorancia. Hay muchos factores en juego y lo sabes, a veces las editoriales no quieren tu material por la temática que trata, no por la calidad en sí. Escribe los libros que te gustaría leer a ti, escribe sobre lo que te apasiona de corazón. Seguro que hay más gente como tú y esos serán tus lectores.

Entonces ¿cuál es la solución? Volvamos a la filosofía (por lo menos así lo hago yo). El Epicureísmo, el 'caminar por caminar'. El disfrutar del 'escribir por escribir' aunque no se vaya a utilizar. Ahora dices: 'No pues es que así mejoro, así aprendo. Eso es lo que busco...' Sí y no. No busques esa recompensa porque a veces no se aprende mucho más, los avances son demasiado sutiles e imperceptibles en ocasiones.

¿Y si sólo te explicases a ti mismo que lo haces porque lo necesitas, porque sin ello no puedes vivir? Qué me dices si sólo te sientas en una silla, te relajas y escribes por el placer de escribir, porque mañana igual estiras la pata y no lo cuentas. Eso es, escribir todos los días, como dar un paseo, tomar un café, lavarse los dientes o caminar. Luego pones cabeza y filtras. Lo que sirva, servirá.

3. UN GUIÓN SE ESCRIBE UNA VEZ Y SE REESCRIBE CIEN VECES MÁS.


Haz tachones, no estamos en el colegio. 
Debes acostumbrarte a reescribir. Para ello hay que ser un poco aristotélico (que pesados nos ponemos con la Filosofía, lo sé). Hay que olvidarse de todo lo que se conoce, observar la pieza, quitar los accidentes y quedarse con la esencia. Todos los días hay que 'no saber', sentarse y leer. Si no puedes, mételo en el cajón y retómalo en dos semanas tras leer y ver varias pelis, o simplemente tras acudir a workshops de interpretación durante un mes (una vez en semana es suficiente).

Otro aspecto del que me gustaría hablar es el siguiente: Evita dar primeros borradores brutos a tus compañeros de escritura, a no ser que tengáis un acuerdo o que te conozcan muy bien. La razón es que, normalmente, los escritores se queman al leer drafts demasiado descuidados e incluso, inconscientemente, juzgan tu profesionalidad. Por lo general, si te piden algo y únicamente tienes un primer borrador crudo, dales la escaleta y la sinopsis o, si insisten, las primeras 15-20 páginas.

Para un escritor, la reescritura es más importante que la escritura, a veces ahí es donde se definen más los personajes y sus roles, o se desarrollan más las subtramas para redibujar el tema. En este sentido, también es recomendable estar acostumbrado a ir a algún taller escritura una vez en semana (ojo, no clases teóricas o talleres de guión). De esta forma lees para la misma gente siempre, te motiva para tener algo listo, y puedes hacer lecturas y analizar reacciones de la audiencia (no las críticas, sólo presta atención a los efectos).

La reescritura es algo doloroso, parece como si estuvieses en un cross de tortugas y has de torturar a tu creatura, por eso es muy importante tener unos buenos compañeros (y cuanto menos mejor); que vean todas las flaquezas de tu historia y te ayuden a reescribir. Escribir es 'relativamente' fácil, reescribir es otra historia.

4. LA FORMA FÍSICA Y LA GUIONÍSTICA VAN DE LA MANO.

Ojalá los montajes de esta película se asemejasen a la realidad y en 5 minutos estuviésemos listos para el gran combate.

Esencial. Los escritores solemos ser seres que experimentamos y coqueteamos con todo lo que se nos pone por delante. Nos suelen gustar los vicios, y esos vicios adornan e iluminan nuestras creaciones pero a su vez las destruyen a largo plazo.

No quiero decir que no sepamos lo que es la prudencia, que seamos alcohólicos o drogratas, pero somos individuos curiosos, bombas de ideas y propuestas. Inherentemente a nuestra naturaleza nerviosa, nos gusta tomarnos nuestros momentos de relajación: Una cervecita, o dos, o tres. 'Al fin y al cabo, una birra no es un Cuba Libre'.

La cerveza y el vino suelen ser las bebidas preferidas de los escritores, pues no interfieren tanto en el trabajo como otras lo harían. Lo que no entendemos es que, en dosis regulares, todos los días, nos puede convertir en alcohólicos aparentemente funcionales. Se puede estar así unos años (volvemos a poner como ejemplo a Stephen King), pero a la larga el físico lo nota, y tus buenos hábitos, ligeramente se empiezan a deformar hasta el punto de desaparecer de la ecuación. Esto es una cuestión de física y química, no de mentalidad o predisposición.

Al beber nos relajamos para llegar a ese estado de apertura y bienestar que refuerce nuestra escritura, pero también, a la larga, el alcohol hace que nuestros neurotransmisores pierdan coherencia y vayan de extremo a extremo. Provoca depresión en el escritor, falta de disciplina y, al final, bloqueo físico y mental. Sí, la cerveza también provoca este efecto.

En definitiva, R.R Martin es una morsa, pero no debe beber demasiado. Los Rolling Stone siguen ahí a sus años, por lo que no creo que beban mucho tampoco. Ese concepto del artista sufrido, glamuroso y apegado a la bebida data de principios del siglo XIX con la figura del dandy. Es otro mito a tirar por tierra, los dandies eran unos 'posers' de la época, provenientes de buena familia y bien educados, que se aprovechaban de las mujeres que frecuentaban esos locales con sus amigas porque no tenían nada más que hacer y sus maridos nunca estaban. Cada mujer avalaba a uno (o a varios) de estos aduladores Don Juanes. Así, les pagaban la juerga y el alquiler para que pudiesen proseguir con sus 'menesteres artísticos'.

He aquí la ironía. El ejemplo a seguir por muchos artistas contemporáneos es el de caraduras, el de buscavidas con dones de palabra y elocuencia pero de poca acción y honestidad. Eran charlatanes y brillantes vendedores de ego. Como veis, no es de extrañar que este modelo se asiente a la perfección en el mundo del entretenimiento... Un mundo con más imagen que contenido.

Siento reiterar este punto demasiado, pero hay una inclinación en mi interior que siente esa urgencia, esa necesidad de exponer este problema. Supongo que he conocido a innumerables 'artistas' de valía y poco jugo, que siempre 'muestran' o quieren mostrar que son raros, especiales y muy bohemios imitando este modelo tan patético del Romanticismo de Occidente... (La originalidad brilla por su ausencia, vaya).

"No eres más artista, ni tus obras van a ser mejores, porque te tomes tripis o te emborraches cada vez que te sientes a escribir por la noche. Eres un simple alcohólico y un fashion victim."


¡CAMINA!

Nos ponemos más constructivos en nuestros argumentos. Otro consejo implícito en este punto es el de hacer deporte o, por lo menos, caminar. Los paseos matutinos son muy importantes en el proceso creativo. La razón es simple y está más que probada en el campo de la Neuropsicología.

Los paseos a menudo son algo muy recomendable. Camina...
Al caminar creas un ritmo a modo de metrónomo, de péndulo que se balancea equitativa y proporcionalmente de un lado a otro. Esto hace que el cerebro comience a calentar motores gracias a ese ritmo que creamos, a esos pasos que hacen que se active de derecha a izquierda. Además, cuando paseemos debemos mirar de un lado a otro sin rotar demasiado la cabeza. Tenemos que observar a nuestro alrededor y mover los ojos de izquierda a derecha lenta y repetidamente. Esto también activa las diferentes partes del cerebro, especialmente los lóbulos frontales, que son los que más tardan en detonar y donde residen, entre otras facultades el raciocinio y la lógica. A su vez, cuando caminamos ejercitando el físico y activando poco a poco nuestro cerebro, la respiración comienza a apaciguarse hasta llegar a funcionar, también, como ese péndulo. Ahí es cuando todo nuestro ser se relaja, cuando el cerebro se oxigena como es debido.

Aunque suene tentador, no debemos encerrarnos en nosotros mismos u observar nuestros pasos pensando en esa parte de la historia que no funciona, o regocijándonos en sueños o recuerdos. Eso arruina el ejercicio. Si ves que al caminar esos recuerdos o visiones aparecen en tu mente, simplemente reconócelos, pero no les des mucho valor. Por un momento, céntrate en establecer ese ritmo y esa comunicación intrínseca con lo que te rodea y las visiones desaparecerán. Lo más necesario es activar los motores de acción, no los de la imaginación, esos hablan todo el día.

Créeme, hay que disfrutar del paseo y activar la mente, de eso va el tema. De pronto te darás cuenta de que, tras 45 minutos, ya llegando a casa, las respuestas saltarán de pronto, nuevos puntos de vista fluirán en tu mente. La solución se asomará frente a tus ojos.

5. SER ESCRITOR ES UN ESTILO DE VIDA. 

COMO EN EL DEPORTE, EL CALENTAMIENTO ES ESENCIAL.


Cuenta, y cuenta, y cuenta...
Esto es algo que me alucina. Hay clases, cursos y cursos de escritura, libros, curanderos, gente que utiliza aromas, yoga y las clásicas bebidas que estimulan los flujos creativos, pero nadie, nadie habla de lo que realmente importa. Esos centros de enseñanza y 'gurús' que realmente quieren tu pasta y te necesitan, no van a enseñarte algo que podría darte las claves primordiales del oficio... por supuesto que no.

Recomendación: Tras, por lo menos un año de clases, cursos intensivos de guión (porque es innegable que se necesitan), y un exhaustivo estudio por parte del individuo de años y años de lectura y análisis personal, alguien ha de enseñarte a calentar.

No, no hablamos de pornografía. Hablamos de calentar, como los atletas. De estirar los músculos, de ejercicios de escritura previos que nos dan agilidad mental y seguridad a la hora de enfrentarnos a nuestro proyecto. A pesar de lo que piensen los demás, no vamos a estar listos después de esos 30 minutos de investigación para ese thriller en mente, o tras la sesión de 20 minutos de lectura de noticias y de procrastinar 'buscando inspiración' en nuestros muros de Facebook.

Dicho esto: Calentamiento. Hay miles de cosas que hacer como morning pages (diario mañanero), escritura en forums o blogs, leer una noticia y escribir una sinopsis más o menos detallada en tres minutos sobre esta, tomar palabras al azar y forjar una historia en un minuto con personajes, introducción, desarrollo y desenlace (...). Hay un montón y lo trataremos en otro post.

Una pista: Hay que apagar el ordenador, agarrar el cronómetro en todo momento y hacer abdominales mentales.

Hasta la semana que viene. Buena suerte y Happy Writing!



ALGUNOS CONSEJOS PARA HACER BUEN USO DE LAS REDES SOCIALES (ENG)

Eres un periodista visual, un cineasta independiente, un fotógrafo, un novelista o diseñador gráfico, músico... Cualquiera que sea tu campo creativo, ¿crees que utilizas tus herramientas digitales de la forma más efectiva y eficiente posible?


Hemos encontrado esta entrevista y nos gustaría compartirla con todos vosotros. Prestad atención porque, a pesar de ser más 'aplicable' a la gente en el sector audiovisual, también trata ciertos puntos universales a la hora de establecer relaciones y seguimientos online de una forma honesta y atractiva.

Richard RB Botto es el fundador CEO de Stage 32, una especie de Facebook para personas que trabajan activamente en el mundo del cine, la televisión y, en definitiva, de la narrativa audiovisual en general (ficción y no-ficción).

Este hombre ha sido un punto de referencia clave y ha servido de inspiración para otros muchos. Comenzó con su plataforma en 2011. Stage 32 ganó adeptos pero no fue de la noche a la mañana, precisamente. La idea: un sistema intuitivo, visual y sencillo para poner en contacto a profesionales del medio de todas partes del mundo y, además, crear foros de discusión sobre trabajo y metodologías utilizadas.

Stage 32 fue una start-up en toda regla que comenzó su camino a base de emails a productores, directores y escritores recomendándoles ser parte de este magnífico FB de nuestro medio.

La gente se reía de estos tíos de Arizona en Los Angeles, no les daban ni dos telediarios, pensaban que eran unos 'románticos' sin un modelo de negocio viable y que su servicio no aportaba ningún beneficio, que era como una ONG 'chapada a la antigua' para miserables sin valía y en paro. Ahora mírales, ciertamente supieron cómo jugar sus bazas.

Richard RB Botto no es tan sólo un soñador, es un brillante marketing man, un hombre que, mientras creaba Stage 32, se dedicaba a sacar empresas de la estacada y, sobre todo, a promover y desarrollar revistas como Razor (revista de arte y cultura americana); o a producir pequeñas películas y obras de teatro. Ahí empezó todo, ahora da charlas gratuitas para ayudar a artistas a autopromocionarse en internet y no para de sacar proyectos a flote.

El vídeo está en inglés, sentimos no tener subtítulos disponibles. ¡Que lo disfrutéis!

CINCO VERDADES DEL GUIONISTA (PARTE 1)

La confusión es la principal invitada de honor que preside la mesa a la hora de sentarse a escribir. Y no es para menos. Hay una serie de ideas y de 'falsas percepciones' del humano contemporáneo dispersas por el ozono. Me refiero a reduccionismos conceptuales e iconos que glorificamos y tomamos como punto de referencia con una fe ferviente, sin saber que, en lo más profundo, dicha devoción nos destruye como creativos poco a poco.


Aquí pretendo exponer estos conceptos, de forma gradual y amena, en diferentes entregas de cinco en cinco; a medida que pueda ir explicando algunas de las claves que todo escritor ha de tener presente (Y, LO MEJOR: ES GRATIS). 


1. NADIE ESCRIBE UN GUIÓN COMPLETAMENTE SOLO.


Busca un grupo de guionistas con quienes trabajar. En ocasiones, conocer a un guionista que haya hecho interpretación es un gran incentivo.

¿Crees que no puedes escribir solo? Tienes razón, nadie puede. Haz fichajes para tu equipo. No tenéis que ser siete o diez, tres es un buen número. Normalmente uno siempre tira algo más del resto en la idea inicial, luego, durante el proceso, los otros dos van ganando terreno y sí, son muy necesarios. Aunque un compañero sólo lea y lea y diga que las escenas no funcionan. Eso es edición y es indispensable.

Sin edición (no me refiero sólo a formatear, acortar o reescribir párrafos) no tendríamos Harry Potter, ni Casablanca, ni Drácula, ni El Señor de los Anillos. A lo largo de la historia, prácticamente todos los escritores más prestigiosos han colaborado juntos escribiendo partes de las obras de sus compañeros, leyendo y editando. Simplemente hay cosas que el individuo no ve y que hacen que parte de la narrativa no funcione. Eso es una verdad universal inherente a todo ser humano, pues ninguna obra realizada por este es 100% perfecta, ni siquiera un 75%.

No creas que no vales o que alguien escribió no sé qué a los 25 años y tú nunca podrás. Todos los guiones de las películas que tienes como 'modelos a seguir', han sido escritos por más de una persona inicialmente. Por mucho que nos cuenten que Tarantino o Woody Allen escriban sus historias, por mucho te digan en internet (principal herramienta de marketing del siglo XXI) que fue así; todo es una mentira. Seguimos en la época de los cantares y las batallas milagrosas con héroes aniquilando a millones en pugnas. Sí, primer mito por tierra.

Lo cierto es que personajes como los Cohen Bros, J.J Abrams y otros (pocos) reconocen que tienen equipos de guionistas o familiares que escriben con, por y para ellos. En el ámbito de la novela esto cambia, lo único indispensable es, por lo menos, un editor creativo personal apoyando al escritor en su viaje.

Así que traga saliba, respira hondo, vales para todo lo que te propongas si tienes un punto de vista, ideas atractivas, tú propia voz, formación, hábitos de trabajo y un modesto equipo de gente dispuesta a escribir contigo.


2. OLVÍDATE DEL PROVERBIO 'VERBA VOLANT, SCRIPTA MANTENT'


Por lo general, la inmensa mayoría de los que no escriben a menudo creen que pueden utilizarlo todo. Para ellos: 'la palabra en la mesa es presa', lo escrito perdura. No glorifiques tanto los actos en sí. Si eres escritor o quieres serlo, olvídate de eso. No hay que usar todo el material, esa es la primera norma.

En novela es aplicable también, aunque el ritmo, la situación de aceptación psicológica y la atención del receptor son substancialmente diferentes, por lo que hay un compromiso y un interés por parte del lector que realizará una actividad para llegar al mensaje emitido para su deleite.

Por otra parte, en cine/TV/internet ha de haber ritmo y un arco lógico de una trama visual, eso es lo que hay que aceptar. Para llegar a ese filtrado de fichas que colisionen y encajen, hay que cortar por lo sano diálogo, secuencias, partes de escenas, detalles y personajes.


¡Afróntalo! Tendrás que destruir más de la mitad de tu trabajo, pero no te agobies, dicha parte del proceso aligera esa carga sobre tus hombros, pues el resto, si no funciona, se cambiará en producción. Nada significa tanto como creemos.


3. POR MUCHO QUE DIGAN, LA SÓLA IMPROVISACIÓN DE UN GUIÓN CON AMIGOS ACTORES NO SUELE FUNCIONAR.


Hay grandes películas escritas por gente proveniente del mundo del teatro. Es innegable que la fusión de la interiorización de la dramaturgia y de la aplicación de los métodos de actuación modernos facilita la creación de historias con diálogos amenos, orgánicos y, en ocasiones hasta lógicos.

El teatro y el mundo de la interpretación, en general, son un recurso indispensable, una fuente de inspiración, puesto que las herramientas se limitan a lo más purista de las acciones humanas y tramas en sí y hemos de sortear estas limitaciones como creativos.

Dicho esto he de añadir que todo escritor que se precie debe haber ido a talleres de interpretación, por lo menos una vez en la vida. Es simplemente un gran ejercicio a ejecutar que puede enriquecer nuestra narrativa.


Ahora, desvelemos el falso mito: 'los actores suelen ser guionistas brillantes'. Eso es una presunción en toda regla. La actuación es una disciplina completamente diferente a la escritura y esta última exige otras muchas virtudes que hay que trabajar, además de un carácter radicalmente diferente por parte del sujeto.

Nos explicamos en ese aspecto, en el del temperamento del actor que imposibilita este punto. La mayoría de los actores tienen un tipo de personalidad que les ayuda a llevar ese estilo de vida, los mejores estudian, pero realmente son personas con lo más sensorial a flor de piel. Están acostumbrados a ver resultados o a sentirlos en su piel y no hacen nada sin una meta específica. Normalmente les cuesta expresar lo que sienten y de hecho, toman instrucciones de directores de forma sencilla y metódica (depende de la escuela que vengan, pero suele ser así). Por otra parte, normalmente tienen un buen sentido del ritmo, pero son demasiado explícitos a veces y se enamoran demasiado de sus propias palabras, aunque estas no encajen con la historia que se esté contando, con el global. Quién les culpa, viven el momento y es un comportamiento muy humano, pero hay que ser capaz de observar el bosque desde la cima.

Con esto: No pienses que te puedes reunir con un par de comediantes y simplemente hacer de Monthy Phytons o escribir Clerks. Por poder, puedes, pero no va a ser un día, una semana ni dos. Lo que ha funcionado a lo largo de la historia ha tenido una gran preparación, muchas 'cagadas', gente tirando tomates y ensayo, mucho ensayo. Sí, hasta para improvs, hay múltiples ensayos.

Así mismo, nada fue producto de un mes de cachondeo y alcohol. Billy Wilder se reunía con amigos a escribir por la noche de risas, o eso decía. Probablemente sólo obtendría de esas ratos de cachondeo algunas escenas cómicas o gags, el resto de la semana se sentaba a escribir con Charles Brackett (pues, dicho sea de paso, el inglés no era su primer idioma y los dos escribían todo juntos).


4. HAY VARIOS TIPOS DE GUIONISTAS. NO SER COMPETENTE EN TODO NO QUIERE DECIR QUE SEAS UN PÉSIMO GUIONISTA.


Seré breve en este punto, porque veo que me alargo demasiado... supongo que necesito un editor. 

Hay principalmente cuatro tipos: guionistas de acción, guionistas de diálogo o dialoguistas, guionista editor y guionista creativo (que hacen más desarrollo y desgloses).

El modelo de 'ElSuperGuionista' no existe. Hay gente que no da los pasos que ha de dar porque son un desastre estructurando y editando, otros que no destacan precisamente por sus diálogos pero escriben la acción como nadie, algunos que sólo valen para diálogos porque en términos de acción no se comunican, otros simplemente saben de ritmo y escriben profesionalmente pero no son brillantes con diálogos; incluso los hay muy creativos, que hacen escaletas, tienen grandes ideas, y no tienen las facultades para mantener el segundo acto. Al final, el escritor busca su equipo y escribe con otros tipos de guionistas porque saben cuales son sus limitaciones.


No te desanimes y, si eres peor en algunos de estos campos, busca a gente que supla esas flaquezas por ti y trabaja para mejorar en esos ámbitos. La aquí presente, por ejemplo, tenía diálogos bastante planificados, a veces fríos, otras demasiado sugestivos... Me decidí a ponerle remedio como escritora y directora tomando clases de improvisación. Al final, acabé formándome en acting e interpretación todos los días durante más de un año. Fue mi 'intensivo', quería mejorar y realmente ese fue mi gimnasio. Mis diálogos mejoraron radicalmente y también perdí el miedo a las palabras saliendo de las bocas de los personajes en sí.

La realidad es que, al final, los diálogos se quedan flotando en el aire y el receptor los interpreta, ni se acuerda de detalles específicos (y si se acuerda, se queda más con acciones visuales puntuales de escenas clave).

Resumiendo: Nada que vayas a escribir es demasiado malo o ridículo cuando aprendes a ejecutarlo y a comunicarlo con subtextos adecuados, cuando sabes ver lo que realmente importa y funciona.

Si sabes que cojeas de una pata, pon remedio y no te desacredites.


5. EL MIEDO EXISTE SIEMPRE, Y HAY QUE ERRADICARLO ASUMIÉNDOLO Y ABRAZÁNDOLO FUERTEMENTE.


El ego juega un papel fundamental en este asunto (hablaremos más de ello en otro post); y también puede conducir al miedo, por eso hay que saber controlarlo.

El miedo es la barrera más primaria y elemental en el interior del creador. La realidad es que hay escritores a puñados que necesitan asistir a un psicólogo una vez a la semana en ciertas épocas de sus vidas... Y ¿por qué? Por pánico, por un terror desmesurado que explota por dentro a todas horas, todos los días, especialmente a la hora de sentarse a dar forma a sus ideas.

Lo cierto es que esto rompe los esquemas a cualquiera. Bien sea por expectativas personales, o por exigencias de los demás que le atribuyen ese estatus de 'el escritor'. Hay miles de motivos, pero al final todos tienen un denominador común: la mitificación relacionada, de alguna forma, a la identidad del ser creador.

Esa mitificación y amigos preguntando cuándo acabarás tu libro, o qué haces con tus días, es infinitamente dañina (también tratado más a fondo en otro post). Estas expectativas provocan angustias y presión existencial en el guionista, pues parece que nada en su vida avanza, que todo es en balde. Ese es el origen de un profundo dolor y un estado claustrofobia mental permanente.

Y no es para menos, como escritor, la gente asocia en su mente que eso es todo lo que haces o se supone que debes hacer con tu vida: Escribir. Bueno, esa es la receta ideal para alimentar el fracaso, es como cuando vas al baño a descargarte y hay una persona fuera esperando (y escuchando).

LA SOLUCIÓN: A pesar de los motivos, hay muchos factores influyen (situación familiar, reconocimiento profesional, etc), pero lo cierto es que, cuando se tiene una fobia, al final vienen, por consecuencia, la inactividad, la parálisis, la procrastinación. Se presentan gradualmente en tu vida y de pronto te das cuenta. Así que hay que ENFRENTARSE A ELLO.

Con ese miedo, esa angustia ante lo desconocido y la decepción personal hay que hacer algo. No debemos negar la existencia de esta fobia o disimular, como si no estuviese, hay que llegar a lo más profundo. Hay que mirarla, directamente a los ojos, y decir:
-'Sé que estás ahí, me haces sentir esto... Puede que tengas razón o tal vez no. Pero te tengo, y no me vas a usar tú, te voy a usar yo a ti. Eres parte de mi y ¿esa incertidumbre de la que tanto me hablas? Bien, voy a intentar utilizarla también y disfrutarla... a ver qué sale de todo esto.'

Tener miedo es NATURAL y cualquier persona con éxito te dirá que se sintió aterrorizada, pero que no estuvo sola y que aprendió a amar esa incertidumbre, o, por lo menos, a vivir con ella presente.

El miedo no se supera, es un 'working progress' de por vida,
así que será mejor hacer amistades con él.


 
Copyright © 2015. CINEASTA DIGITAL - All Rights Reserved
By Cineasta Digital