CINEASTA DIGITAL: Filmmaking Tools | Cineasta Digital

8 TIPOS DE CORTE Y TECNICAS DE MONTAJE

Muchos editan, bien sea por placer, para sus vídeos personales de de Youtube, o simplemente por trabajar en el sector periodístico. Sea cual sea tu lugar, siempre deberías conocer los tipos de cortes que hay, sus funciones y sus efectos. Que empiece la función.



1. CORTE BÁSICO.


Es el corte más primario, corte a secas entre cualquier tipo de plano. En principio es el más limitado, ya que de otros factores dependerá el sentido que le queramos dar a lo que estamos mostrando. 

Asimismo no hay que subestimarlo u omitirlo, ya que es la base del montaje más primario, la clave en el set-up y la exposición, tanto en unidades mayores, como en secuencias o escenas, es el que nos ayuda a plasmar el simple plano-contraplano en conversaciones o testimonios, es eso sin lo que no podríamos vivir que asienta las bases y aporta armonía al relato visual, ya que NO PODEMOS ABUSAR DE RECURSOS VISUALES CONSTANTEMENTE SIN MOTIVO ALGUNO.

Para este, si me lo permitís, no voy a poner ejemplos.

2. CUT ON ACTION / CORTE DE ACCIÓN.


Otro de los típicos que además puede ayudar a corregir errores si aprovechamos para meter insertos entre medias. Es, como su nombre indica, la realización de cortes basados únicamente en la acción lineal del personaje.

El corte se realiza al principio de una acción determinada. Donde acaba un plano con esa acción en comienzo, continúa en el siguiente hasta que acaba. Es una forma primitiva e innata de contar las cosas tal y como obramos y las percibimos siguiendo las normas espacio/tiempo que conocemos.





Esta técnica se basa en la coherencia, en la sincronicidad de la acción, y no se remite únicamente a películas del género de acción (como muchos se creen), sino que se aplica en toda forma narrativa audiovisual.

3. JUMP CUT O SALTO.


'El salto' es uno de los recursos más utilizados en los últimos 15 años, se centra en el corte intermedio entre planos parecidos en los que las acciones realizadas son diferentes o entre planos que se sitúan en la misma acción pero en momentos diferentes creando así un efecto de mini elipsis. Básicamente, omitimos detalles lógicos porque el espectador los sobreentiende o, simplemente, queremos aportar confusión a la escena, confusiones de espacio-tiempo.

Podría haber optado por otros ejemplos pero he querido mostrar un clip de Breathless, ya que, nos duela o no, a pesar de que los jumps se utilizaron inconscientemente desde los orígenes de nuestro cine, posteriormente se consideraron 'simples errores de edición y revelado', hasta que finalmente nuestros amigos de la Nouvelle Vague los trajeron de vuelta consolidándolos, formalmente, como recurso cinematográfico. 





Los jump cuts son una solución ciertamente conveniente si te encuentras en las siguientes situaciones:

1. Bajos presupuestos y propuestas visuales limitadas con poco pietaje.
2. Si necesitas aportar tensión, la crean, y mucha, cuanto más abruptos, breves y seguidos los hagas, mayor tensión plasmarás.
3. Gran recurso en comedias o sketches cortos.
4. Relacionado al punto 1 pero con una variante: Arreglas errores de foco, de movimientos de cámara y matching entre planos que tal vez no se han tomado correctamente en set. 

Los jump cuts son esenciales, aunque no indispensables, de hecho la gente abusa de ellos constantemente. Por otra parte, mucho amateur (y no tanto), los ejecutan pobremente, pues realmente no todo el mundo sabe cuando hacer saltos con propiedad para que funcionen al cien por cien. Hay que situarlo en el lugar idóneo, con el tiempo apropiado para alcanzar el efecto. De verdad os lo digo que el resultado final depende viene determinado por la cantidad de milésimas de segundo en términos de espacio y tiempo, y aquí es donde se distingue al que es editor o a un buen 'potencial editor' del que no lo es.

'Hay sólo una cosa que detesto más que ver jump cuts sin propósito, que es ver jump cuts mal hechos, simplemente destruyen la narrativa de lo que se está contando.'

Lo dicho, cuidado con los jump cuts... Siguiente.

4. CUTAWAYS / PLANO RECURSO: PRESTAMOS ATENCIÓN A LOS DETALLES.


Los cutaways parecen algo en lo que nadie depara pensamiento alguno, pero es otra de las técnicas de montaje más antiguas e innatas en relación a la forma en que nosotros, los humanos, solemos contar nuestros relatos, nuestros recuerdos y vivencias, a otros.

Entonces, ¿qué es un cutaway? Pues es el simple hecho de mostrar el plano de un sujeto primero y cortar al landscape u otros detalles de esa escena escena que éste está presenciando o de la que forma parte. Es tan sencillo como tener un personaje que mira a un sitio e introducir acto seguido el plano de lo que está viendo, o de otra persona que la está mirando, o de un objeto en la habitación, o moscas sobrevolando el espacio... Eso es todo, no tiene mayor misterio, simple y llanamente, aunque hay que intentar introducirlos con funciones claras en la obra.

Aquí os dejo un ejemplo de planos recurso / cutaways aplicados a una secuencia de Rápida y Mortal, en este caso nos preparan, hacen que la situación y la tensión escalen, que suban los termómetros, que se precipite la cuenta atrás.




La mujer agarrando su cruz de madera, el reloj, las reacciones de los de alrededor, eso es lo que hincha ese globo hasta que por fin estalla. En teoría, esa debe ser la función de los planos recurso, siempre aportan un 'mood' (cuando se introducen adecuadamente), además de aportar una solución idónea para arreglar problemas de matching, saltos de eje o continuidad y, al acrecentan y consolidan el tema y otros aspectos del relato que van más allá. 

Por desgracia, en la actualidad, en el mundo digital, este recurso se ha desvirtuado dramáticamente, pues todo el mundo se cubre las espaldas grabando horas y horas en multicámara de objetos o personas de acciones irrelevantes, para posteriormente introducir planos que ni siquiera realmente 'aportan demasiado' en postproducción. 

5. CROSS-CUT PARA MONTAJES EN PARALELO.


El cross-cut es cuando muestras dos o más secuencias en lugares diferentes que están ocurriendo al mismo tiempo. Es una forma de entrelazar acciones en localizaciones distintas, bien sea por necesidades de la narración en sí (más informativo, sobre todo en películas de acción), o simplemente como recurso dramático.

¿El efecto que crean? Pues es tensión emocional, aunque, comparado con los jump cuts, tienden a estar teñidos de raciocinio, ya que suelen mostrar logísticas o planes puestos en marcha y siempre enfrentan dos colores, dos equipos, dos personas o formas de pensar diferentes.

Los ejemplos son infinitos, aunque quiero compartir con vosotros el final de una película, de la que raramente se habla, que consolidó a Michael Mann como uno de los grandes, gracias a la secuencia de escenas final realizada por el editor Arthur Schmidt y un amplio equipo de profesionales. (Tengo mis discrepancias con Michael Mann y sus decisiones directoriales, y sin este clímax NO HABRÍA LLEGADO A SER QUIEN ES). 

Lo dicho, el Editor, el Gran Mago.






Podemos ver que esto es una larga pieza de cross-cuts que, además, desembocará en un minimontage, para la consecuente resolución realizada, de nuevo, en cross-cuts y simples cortes de acción. Si os fijáis, independientemente de la interpretación (demasiado exagerada y, en fin, no me quiero meter en eso); no hay diálogo alguno, no lo necesitamos. Algunos de vosotros no habéis visto la película, pero en estos 7 minutos de persecución y resolución podéis comprender perfectamente todo lo que ha ocurrido, no necesitáis nada más. El cross-cut no sólo os ha dado toda la información necesaria, sino que también os ha preparado psicológicamente para la catarsis final. Magistral, no puedo decir más.

El cross-cut es un recurso básico en géneros como el thriller, la acción pura y dura, el terror, misterio, ciencia ficción, aunque se utiliza en todos, realmente, ya que además puede resaltar una acción más que otra, mostrar contrastes y sobre todo, crear transiciones de elipsis o preparación para el momento climático final.

Puntualizar que, aunque he mencionado montaje paralelo, no me voy a meter en tipos de montaje, lo dejaré para otra ocasión, simplemente me centro en el cross-cut individual, en la representación más simple que nos muestra 'lo que está haciendo el uno, lo que está haciendo el otro'.  


6. CORTE EN L Y CORTE EN J: TRANSICIONES DE SONIDO.


Tanto el corte en L y como en J se basan en un tipo de 'split' entre dos planos (siento mis anglicismos, traduzco lo mejor que puedo). Es básicamente cuando comenzamos con un plano y, al cortar a otro, el audio del primero sigue ahí, actuando así de lazo, de transición entre ambos. Es, por así decirlo, una transición de sonido realmente, y el nombre viene determinado precisamente por la acción realizada en la timeline, por la forma del gráfico en sí, en que nos encontramos con el sonido del primer clip sigue su curso sobre el/los siguientes planos.


Por otra parte, el corte en J es lo contrario, cuando el sonido del siguiente clip se introduce antes, durante la reproducción del clip previo. Por eso tenemos esto, la forma es en J.


Como veréis, ambos recursos son más que imprescindibles en el lenguaje periodístico y documental, además de ser herramientas ideales para cualquier exposición de testimonios o para introducciones del narrador (ya sea intradiegético o extradiegético). Los cortes en L y en J son una buena forma de hacer transiciones entre historias diferentes o detonar historias, nos permiten jugar con el tiempo y el espacio, desplazándonos con el sonido a lo siguiente que va a venir, además de dotar a nuestras piezas de mayor dinamismo.

7. MONTAGE.


El montage... Este punto es algo complicado, porque hay varios tipos de montajes dependiendo de la semántica o de la ejecución de los mismos. En este caso, enunciaré el significado general de lo que se considera un 'Montage' (en francés): es un conjunto de planos breves de imágenes de distinta índole, que pueden crear en su unidad un efecto de elipsis temporal, flashbacks o flashforwards, sentimientos concretos, apelaciones al tema del relato, exposiciones alegóricas, o simplemente puede aportar contextualización o informaciones indispensables en el relato.

El propósito del montage depende de cada tipo, naturaleza o de cada caso en que se aplique, pero suele ser una gran herramienta para deleitar al espectador en sentimientos concretos (terroríficos o de júbilo); y así, posteriormente prepararlo para que pueda digerir de forma óptima o deseada las siguientes partes del relato... Para dar el efecto que queremos vaya.

Ejemplo específico: Requiem por un Sueño (película de jump cuts y montages por doquier), no habría sido lo mismo sin sus montages. Habría sido una simple película de serie B sobre la vida de ciertos drogadictos, pero no, esos montages nos meten dentro de sus cabezas, nos hacen sentir lo que ellos sienten al alucinar, y crean ese pathos que necesitamos ver, esa conexión. ¿Quieres más ejemplos? Aquí incluso mencionan tipos de montajes:




El montage es un recurso necesario y prehistórico, aunque no tanto como otros, que se utiliza sobre todo en videoclips, en el mundo de la ficción y en el sector publicitario. También es sumamente popular en el género documental y en el periodístico, aunque siempre conjugado con otros elementos que le quitan protagonismo.

8. MATCH CUT / SÍMIL O COMPARACIÓN.


¡Clásico! Gran recurso que crea grandes contrastes, gran elemento copulativo. Es la transición o corte entre dos clips por la similitud del mismo objeto en el plano.

Aquí es donde los directores más virtuosos destacan, ya que no basta con cortar de un plano a otro por la comparación y similitudes entre los dos objetos, también tiene que haber un subtexto para plasmar algo más, una antítesis perfecta, una correlación o un paralelismo perfecto. Sí, este recurso tiene mucho de literario y una larga trayectoria en esta historia del arte nuestra.

¿Ejemplos? Hay miles, en miles de clásicos y no tanto (me viene a la cabeza Persona, que toda la película se rige por la imagen final de las dos mujeres solapadas...); Aún así, os daré un ejemplo de 'escuela de cine', la secuencia de apertura de '2001: Odisea en el Espacio'. Y ese es el que voy a poner porque, además de marcar un trasfondo más que evidente, es el vídeo que he encontrado más fácilmente.




Por ahora esto es todo por hoy, muchas gracias por leerme, por estar ahí y sobre todo por vuestras propuestas. 
Si te ha gustado o inspirado, SHARE ;-)

¡Muchas gracias!

DECISIONES: LOS LATIDOS DEL CORAZÓN DE TU HISTORIA

DECISIONES, pues sí, este es el primer post del año. En primer lugar me gustaría disculparme por haber permanecido ausente tanto tiempo. No he tenido ocasión de postear una vez a la semana por otros proyectos que me han ido saliendo y no debería haber excusa con estas cosas, lo sé.


Este año, ya puntualizo que puede que no sea capaz de escribir un artículo una vez en semana, a pesar de todo, lo intentaré en la medida de lo posible.

Empezamos el año con DECISIONES. Tu guión, tu relato, tu historia, ha de tener personajes con decisiones que tomar, de lo contrario todo se va al carajo (con perdón). Así que he decidido proponer un par de ejercicios para tratar de resolver este asunto... ¿Empezamos? Ya es hora, que nos van a dar las uvas.

Mucha gente no quiere llegar a tomar decisiones, y se podría decir que en el mundo en que vivimos asumimos que 'el tiempo, al final pone las cosas en su sitio', como dice el dicho, pero no es así. Todos los seres de carne y hueso deciden, todos los días, con lo cual, nuestros personajes de ficción han de hacer lo mismo.


Y es que huimos de esta palabra, y relatamos momentos trágicos o de júbilo, conflictos y conflictos, pero se nos escapa el twist, ese momento de cambio... Y esa transformación se manifiesta, en gran medida, por medio de 'Las Decisiones'.

En tu historia has de plantearte si tus personajes toman decisiones, y sin importar la magnitud, que por muy pequeñas que sean, cuentan. Recuerda que a veces las decisiones más insignificantes pueden ser las más determinantes, esas que realmente acaban dando un giro a tu vida. Pero siempre ha de haber, como mínimo, una decisión CLARA que tomar por parte del protagonista o de los más allegados (en caso de tener un protagonista puramente griego y pasivo); y consecuencias que desembocarán en una resolución... Es lo que mueve la historia para delante, en ficción y en la vida, si no tomamos decisiones entramos en estado de congelación y morimos. Así que, con todo esto, podemos concluir que las decisiones son el corazón del drama, sin ellas tu historia nunca tendrá sangre fluyendo, jamás.

Sí, bien, ya sabes qué decisiones tomarán. En ese caso, recuerda que tampoco hay que ser tan explícito, puedes mostrarlas en su justa medida, y vienen en todos los tamaños y colores. No hace falta que sea individual, puede ser una decisión 'social', de una comunidad, o de una pareja... En esta decisión siempre habrá un villano (o varios) posicionándose (activa o pasivamente) como barrera, como obstáculo en las metas relacionadas con esa decisión.


¿Que no estás seguro? Pues entonces plantéate: ¿Mi personaje principal toma decisiones? ¿Quiénes toman decisiones aquí? ¿Cuáles son? Coge papel y lápiz (o boli) y haz una lista con todos los personajes de tu historia y qué decisiones toman. En serio, no es una pérdida de tiempo, hazlo. Aunque muchas de estas no salgan en pantalla, es un buen ejercicio, créeme, te ayuda a conocer quiénes deciden, qué y cuándo, en definitiva, te ayuda a visualizar el alcance de tu historia y a ver qué no funciona o qué te falta.

Y una cosa lleva a la otra y me lío, pero normalmente, al final de la lista, siempre llevo todo a lo personal. No me avergüenzo de ello, las historias con más alma suelen tener esas semillitas implantadas y, realmente se nota... De esta forma, me acabo planteando a pie de página: ¿Qué decisiones necesito tomar para sortear los obstáculos en mi camino y llegar a sacar el artista/creador que llevo dentro con esto?; o ¿como puedo llegar a ello, a ser de esa forma? ¿Qué quiero contar? ¿Se relaciona esto, de alguna forma, con lo que quiero contar?


No no, espera que hay más. Normalmente, recomiendo crear una outline de 4 páginas o así con la escaleta intercalando las decisiones del personaje principal y de las de los otros, sobre las que este no tiene conocimiento o control, obviamente. Esta práctica ya tan sólo te da ciertas ideas en las que antes no habías deparado, hechos o consecuencias que habías pasado completamente por alto... Y tal vez por eso fallase tu historia.

¡DECISIONES! ¿Que no encuentras más que las que el personaje principal toma, que además son obvias o algo no cuadra? Pues tómate un tiempo de desconexión y, durante los próximos días te propongo un último ejercicio: Por una hora observa todo como un niño. Todo, el perro, la silla, el vecino... Observa a tu alrededor como si fuese la primera vez, y después escríbelo. Fíjate hasta en lo más insignificante, te aseguro que en dos o tres días te vendrán ideas de motivaciones, conflictos y decisiones nuevas que antes no veías.

De verdad, los cambios más insignificantes pueden tener un papel decisivo en nuestra historia, en nuestra vida... Pero no los vemos porque sólo prestamos atención a lo único y grandioso que nos escupen los medios de comunicación las 24 horas del día. Hazme caso, púrgate, limpia tu mente, actúa como un niño, escríbelo, y verás como hacia el cuarto día algo diferente se detona en ti, algo sale a relucir y eso es lo que utilizarás en tu relato.


Ahora me dirás: Bueno eso ya lo sabía, cuéntame otra, mi historia narra esto que le ocurrió a esta persona, y lo otro que es espectacular, y es algo nunca visto (bla bla bla). Pues bien, esto mismo que he explicado es un fallo muy común que nos pasa a todos, no hay nada de qué avergonzarse. El 'decision mode' tiene que estar encendido todo el tiempo, es algo que has de aplicar a tu obra como artista, ya que puede que no esté presente.

Asimismo te diré que, a pesar de que el cine/tv/proyecto audiovisual es trabajo en equipo, tu deber como creador es decidir, y has de ser claro y específico, pues todo pequeño detalle, como he mencionado con anterioridad, cuenta. Sé que siempre podrás tomar la decisión de no leer este post ;-), aunque te invito fervientemente a que lo hagas y, en fin, creo que ya has tomado tu propia decisión, y ha sido la correcta.


Saludos para todos los lectores de Cineasta Digital y ¡Feliz Año! Os mando mucha fuerza y suerte para esta nueva etapa. 

Todo pin o share en FB/TW es bienvenido. Muchas gracias y hasta la próxima.

CINCO CLAVES PARA RODAR UN DOCUMENTAL (PARTE I)

Muchos, ajenos al arte de narrar historias visualmente, quieren iniciarse en el mundo de los documentales, bien sea por una causa justa, por ofrecer otro tipo de contenidos corporativos, o por el simple amor al arte y aprender cosas nuevas mientras lanzan sus mensajes a la nube (TV, internet, ya poco importa).


Sea cual sea tu caso, hoy voy a dar una serie de pautas para que puedas desarrollar tus propios docus. Hoy nos vamos a centrar en el asunto principal y detonante de todo esto: ¿Por dónde empiezo? ¿Preparados?

1. ELIGE UN TEMA QUE TE INTERESE PROFUNDAMENTE

Hay innumerables profesionales del medio que tratan de buscar esa idea que va a romper moldes, ese conflicto del que no se habla y que, a su vez, es de interés general y nos hará ricos, o mejor dicho, que provoque que nuestro nombre resuene en algún lado. ERROR.

Bien es cierto que hay que encontrar una idea que sea vendible, que trate tabúes, que rompa barreras y ofrezca suficiente conflicto, o que eleve nuestra empresa y sus funciones a unos niveles magníficos, pero lo principal, antes de empezar, es encontrar un tema que te interese primero y que esté relacionado con un tema que siempre te haya tocado el corazón.

¿Motivos? Varios que parecen obvios: Vas a tener que trabajar en ello prácticamente sólo la mayor parte del tiempo y, sobre todo: El que llevará a cabo la investigación serás tú. Por lo demás, en la presentación del guión y locuciones el proyecto siempre ha de transmitir compromiso y pasión, así que, por muy creativo y trabajador que seas, si el tema no está en tu ranking personal, el globo, eventualmente, se desinflará y, obviamente, el proyecto caerá en picado.


Ahora bien, ¿y si me interesan muchos temas? ¿Y siempre he leído de todo? Este caso suele ser el más frecuente, ya que los amantes del género en cuestión, normalmente tienden a querer hacerlos a su vez, además de cuadrar con un perfil más académico o periodístico en el que el yo curioso lleva la voz cantante. El curioso es curioso para todo o casi todo, ¿no es así?

Si este es tu caso, como sabrás, deberás canalizar y filtrar aquellos temas que siempre te han preocupado y que se identifican más profundamente con tu persona. El estar más informado sobre un tema específico no es motivo primordial para dicha elección, se podrá aprender posteriormente durante la fase de documentación, aunque la verdad es que en temas científicos, si eres ajeno al asunto, tendrás que contratar o meter en tu equipo a un experto.

A pesar de todo, ten en cuenta que casi todos los documentales más famosos suelen haber sido hechos por gente que ya conocía ese tema de antemano, es algo que suele ser un indicativo de que, realmente, ese asunto te ha importado siempre. El tema, la raíz, el comienzo del viaje del documentarista... No te preocupes por nada más, el tiempo irá dictando qué enfoque dar a tu documental.

2. LA HISTORIA: VALE, ¿AHORA QUÉ CUENTO?


Entonces ya tienes tu tema, incluso un acontecimiento que ha llamado tu atención (a veces la historia llega antes de lo que nos esperamos a nuestros oídos).

Nos centramos en qué contar. Ahora, imaginemos que quieres hacer un documental sobre los casos de corrupción y chanchullos en política. En primer lugar seleccionas mentalmente tu país (ya que sabes más de éste, si no es el caso y tienes acceso o lees más sobre política exterior, elige el país del que más información conoces).

En segundo lugar, quédate con las noticias que te hayan afectado más profundamente sobre ese tema (sí, aquí el tema de 'actualidad' cobra relevancia, los documentales no son otra cosa que la magnificación del género periodístico llegados a este punto). Bien, tu metonimia personal comienza en este momento, vas a tener que ir quitando accidentes y concretando, hasta llegar a esa historia en que te vas a centrar. 


Al final, deberías tener tres focos de atención como mucho, a veces son más, dependiendo del formato (ej: Four Horsemen)... Aún así, especialmente si es tu primer docu, en general, es recomendable coger un sólo caso y ahondar en este, ya que posteriormente te encontrarás con numerosas historias secundarias relacionadas con el hecho del que partirás. Recuerda que los documentales que han triunfado, normalmente, se decantan por la simplicidad, por un tema único y definido y una historia concreta, aunque luego ésta tenga ciertas ramificaciones.

El problema suele ser que queremos contar demasiado, dificultando así nuestro proceso de selección, por ello, normalmente, el producto final puede llegar a ser confuso, si es que se llega a terminar. Este sería un ejemplo de cómo filtrar y llegar a encontrar el enfoque, tus incógnitas y tu historia:

Partimos de 'casos de corrupción en política', en España. De ahí hay que elegir qué, dónde enfocar. Elegiríamos, por ejemplo, una comunidad con un conflicto concreto, o una persona de referencia, por ejemplo: 'Nos vamos a centrar en Bárcenas'. O mejor aún, otro ejemplo: Nos centramos en recortes de presupuestos en ciertos ayuntamientos para destinar esas cantidades a salarios y pagas extra de 'ciertas personas', cuando más de un millón de personas han perdido, consecuentemente, su pensión y viven en la más absoluta pobreza... Ese, ese tema sí me toca. En la televisión, en las noticias, dan detalles y opiniones sobre determinados casos pero NO MUESTRAN CONSECUENCIAS, AL DETALLE, EN LAS VIDAS DE LA GENTE, sólo dan datos, y eso a mí me llega al corazón... Hay gente mayor enferma (mental o físicamente) y desamparada gracias a estos sinvergüenzas, pueblos fantasmas desangrados por políticos hambrientos de riqueza y LO VOY MOSTRAR PARA INCULPAR A LOS CULPABLES Y ENCONTRAR Y PROPONER SOLUCIONES. En este caso ya hemos concretado bastante, ahora buscaríamos varios casos in situ, o tres historias de diferentes casos que toquen vertientes distintas, de víctimas que dan testimonios sobre lo que les ha denegado el gobierno, ¿por qué? o ¿que les han hecho pagar? ¿Qué han perdido?... Ya va tomando forma la cosa. Finalmente: Provocamos una encrucijada, vamos a hablar con altos cargos sin que sepan bien para qué es, o con cargos medios y bajos de la administración... Ellos son los que más tienen que contar, y recuerda que la omisión también es una respuesta válida. Pero esto ya va ligado al punto tres.

3. ELEMENTOS CLAVE: ACCIÓN E INCÓGNITA


Acción, ha de haberla, si no ¿qué vas a contar? ¿Puede ser sobre caballos tu documental? Sí, pero no lo verá nadie si no lo haces sobre, por ejemplo, las atrocidades que llegan a hacer con los caballos de carreras, o temas de manipulación genética y el científico que está intentando encontrar la manera de fabricar genéticamente 'el caballo más rápido del mundo'.

Siempre hay que buscar conflicto a la hora de plantear la historia, porque si no, no habrá historia y punto, simplemente acabarás con descripciones informativas, planos preciosos... Y poco más. Crea o busca conflicto, aunque te encante el tema y hagas un vídeo sobre las comunidades de vecinos ideales o cooperativas donde 'todo es ideal'. Si todo es ideal, como narrador cuestiona si todo es tan ideal o qué pros y contras hay, si no encuentras un sólo negro para contrastar es que, tal vez, ahí no hay historia.

La incógnita: Normalmente vas a tener cientos de ellas al empezar, por eso en la preproducción te centrarás en investigar lo que no está escrito en fuentes comunes a todos. Aún así, hay mucha gente, especialmente aquellos amantes de las bios, que dicen: Voy a hacer un documental de Mike Tyson y su llegada a la cima, o voy a hacer uno de este atleta paralítico sin brazos que pasa a ser campeón de lanzamiento de peso; Mira, quiero hacer un documental sobre Tutankamon (nada típico, vamos).

Este tipo de historias, a pesar de ser enigmáticas y ajenas a nuestra realidad cotidiana, no presentan nuevas incógnitas. Sí, seguimos desconociendo ciertos detalles del antigüo Egipto pero, se ha investigado tanto sobre ellos y se ha hablado tanto que, a no ser que se desentierre algo que aporte nuevas incógnitas y niegue todo lo dicho anteriormente sobre lo conocido NO TENDREMOS NADA, SÓLO UN VÍDEO DE UNA CLASE DE HISTORIA.


Ejemplo: 'Amy, Behind the Name', una película nominada a los Oscars. Sí, está nominada porque trata de un icono del Paseo de la Fama, pero ¿es esa una razón suficiente? No. Este documental se recrea en la vida de la cantante que murió de sobredosis. Los que lo han hecho probablemente tenían dos opciones, una pensar que era una 'prima donna' de Hollywood que se metía de todo y la palmó mientras estaba de juerga (algo corriente y moliente que fue la pura realidad del asunto); y simplemente sacar sus mejores conciertos, 'missing tapes' para homenajearla... U optar por la segunda opción: El explotar si había gente que le hacía la vida imposible, su niñez, talento y traumas, causas de su muerte y otras hipótesis e incluso, plantear un suicidio o un homicidio premeditado. Pues sí, optan por la segunda opción y así crean y esparcen un pathos con interrogantes varios, que se precipita, así, a un final alzamiento de la persona de Amy por medio de su música, sus fans, lágrima fácil, etc. etc. 

El relato que elijas ha de tener incógnitas y tenemos que ordenarlas para crear una estructura en nuestro discurso audiovisual. Si, por el contrario, eres un amante del tema o campo a tratar y la historia no presenta incógnitas (aunque creo que todas las historias las tienen), tú serás quien tendrá que buscarlas o crearlas. ¿Cómo? Pues sacando a relucir tus hipótesis personales y buscando pruebas para sustentarlas, entrevistas a gente que fue rechazada en su momento, libros prohibidos, expedientes eliminados y testigos de ello...

'Si los hechos no se amoldan a tu teoría, cambia hechos', escribe la historia de partida tú, dale una vuelta de tuerca y plantea nuevas preguntas, a ver qué sale, dónde te lleva, a qué gente y qué nuevas piezas de información (veraz) encuentras.

4. INVESTIGACIÓN Y ENTREVISTAS


Mucha gente aprovecha para hacer documentales porque tienen acceso a determinadas instalaciones o a ciertos contactos. Es cierto que eso es una ayuda, pero como decía, lo esencial es que el tema te toque y que sientas un compromiso personal o una obsesión por un asunto o caso concreto del que tengas una perspectiva diferente al resto, sobre el que tengas preguntas que no se suelen hacer o no se han hecho, o una simple hipótesis.


¿Dónde investigamos? ¿Cómo? ¿Por dónde empezar? Pues haz las preguntas y escríbelas en un papel. Puedes recopilar info sobre 'Mozart' pero lo mejor es siempre empezar con preguntas y buscar respuestas para filtrar mientras buscas, de otra forma te puedes tirar años y para cuando ya estés listo el fuelle se ha Con las preguntas podrás documentarte correctamente. Que no encuentras algo, pues a otra pregunta.

En caso de ser un tema candente o que sigue estando abierto en el presente, documéntate sobre todo lo que se ha escrito sobre el caso y ESCRIBE PREGUNTAS, aunque luego las tengas que cambiar, siempre hay que aprender a llevar la información canalizada para que, al obtener nueva en el campo de batalla, la podamos encajar bien y no perdamos el rumbo.

A pesar de que te vas a empapar de información de la misma forma mientras buscas respuestas a preguntas específicas, prepárate como si tuvieses un examen final. Has de conocer cómo funciona el ecosistema en que te vas a meter y sus orígenes.

Último aspecto importante a recalcar: Mientras estés en esta fase (que dependiendo del asunto suele durar durante la pre y la producción), piensa y hazlo como si tú estuvieses descubriendo, inventando algo o innovando en ese tema específico. No te limites únicamente a encontrar información desconocida y a exponerla. Haz preguntas que no se hayan hecho antes, afirmaciones y enunciaciones que nadie haya hecho, desconfía de tus datos o enfócalos a otros usos, sobre todo si lo haces sobre algún tema puramente científico.

5. EL GUIÓN, O MEJOR DICHO, EL TRATAMIENTO


Tras realizar las preguntas e incluso con pleno desconocimiento qué cámara usarás, puedes comenzar a escribir una escaleta del proyecto. Yo siempre recomiendo haber visitado las localizaciones con anterioridad y encontrar la oportunidad de impregnarte ligeramente del entorno y el microsistema que vas a reflejar en tu obra. Gracias a esas visitas previas, y por supuesto, a tus horas de estudio, ya puedes hasta escribir algo parecido a un guión.

Otro factor a tener en cuenta al desarrollar tu blueprint es si 'quieres utilizar el factor sorpresa' como gancho en tus entrevistas o de si te gustaría tener a esa persona ya preparada para dar su testimonio. En mi opinión, a no ser que te dirijas al que 'posee la verdad', al agente antagónico de tu docu o que quieras sacar a la luz algo que sólo el entrevistado sabe para crear polémica, lo normal es hacer lo segundo.


Al informar al entrevistado y mandarle algunas preguntas con antelación, seremos capaces de 'medio escribir el guión', además podremos saber de qué coberturas partimos, además de qué planos tomar para qué parte del relato y en qué localizaciones. 

Por otra parte, el envío anticipado de preguntas ofrece al entrevistado una dosis de confianza y, en ocasiones, de relajación a la hora de responder. Esto nos permitirá abrir más puertas y plantear OTRAS PREGUNTAS DE NUESTRO 'CUADERNO SECRETO' o exponer cuestiones a raíz de lo explicado que, casi seguro, serán aceptadas y respondidas por parte del entrevistado en el momento. 


Ábrete de antemano y verás que es muy probable que la gente se abra a ti, ese es mi lema. Me disgusta el secretismo, por lo general. 


Si por el contrario, tu documental es un caso del que hay infinita documentación y recursos de vídeo a tu alcance, o está pasando en el presente y no puedes obtener demasiadas entrevistas porque el tema es bastante arduo, pues mucho mejor, porque eso te permitirá escribir un guión sobre el proceso de investigación con mayor libertad y sobre las negativas que recibas. Esa puede ser también tu historia, no te olvides. Esta 'libertad' adquirida nos facilitará agregar facilmente nuestra voz en off, nos otorgará un mayor control sobre nuestros contenidos (ahora, será otro formato, tendrás que amoldarte).  

¿Que no tienes ni idea de cómo escribirlo? ¿Que las informaciones cambian día a día? No te agobies. Has de saber que los guiones de documentales se modifican dramáticamente de acuerdo a 'lo conseguido', sobre todo en postproducción. Los documentaristas están acostumbrados a volver al campo de batalla a buscar tomas, a los reshoots, a adaptarse a los cambios. Así que, si no eres capaz de hacer esta ligera escaleta (depende de la gente o el proyecto hay muchas formas de hacerlo), no te rompas la cabeza demasiado y elabora algo más parecido a una shot list con preguntas, acciones, un comienzo un medio y un final  (más o menos) y un calendario-plan de rodaje con localizaciones... De ahí, todo, orgánicamente, irá tomando forma.

ESTE ERA EL ÚLTIMO PUNTO QUE QUERÍA TOCAR, YA QUE NUNCA ESTAMOS LO SUFICIENTEMENTE PREPARADOS Y HAY QUE LANZARSE AUNQUE NO TENGAMOS ALGO PARECIDO A UN GUIÓN, PERO UN PLAN, SIEMPRE, HAY QUE TENER.

Diferentes tipos de guiones dependiendo del caso y aquello que vas a resaltar... Aunque ESTO VA LIGADO AL FORMATO DE TU DOCUMENTAL, otra decisión a tomar que va de la mano de la historia seleccionada y lo trataré en el próximo post.


MUCHAS GRACIAS POR LEERME, 
SI TE HA GUSTADO TE AGRADEZCO DE CORAZÓN QUE LO COMPARTAS CON TODOS TUS AMIGOS 
Y... ¡HASTA LA PRÓXIMA!

VIDEOS Y TUTORIALES ESENCIALES: CROMA KEY

Caminando por la web, paseando mi ratón, me topé con un vídeo bastante útil y sencillo, que nos aconseja cómo iluminar y grabar escenas con croma.


El tutorial ha sido realizado por Falco Films y compartido por muchos, no obstante, me pareció instructivo para todo el que se inicia o se lanza a la aventura del croma key en proyectos menores (sin un gran equipo o la posibilidad de contratar a una persona que realice el trabajo por ellos) y, por esta razón, he querido compartirlo con todos vosotros aquí.

En un mundo perfecto os desentenderíais y todo saldría a la perfección, pero lo normal es que, a no ser que dirijáis una producción de media o gran embergadura, tengáis que salvar el día vosotros mismos más de una vez, aunque sea tan sólo por ahorrar en iluminadores y gaffers para el B-roll...

Así que, os guste o no, aunque seáis directores de actores o 'tan sólo os apasione mover la cámara', tenéis que saber sobre efectos especiales, tenéis que comprender la iluminación de lo más básico que es la preparación y grabación de 'green screen'.



Si empaparos del tema al detalle, os aconsejo que, antes de nada, os hagáis con uno de los mejores cursos directoriales que he encontrado en el mercado: Hollywood Camera Work.

El paquete de tutoriales se compone en cuatro asignaturas, horas y horas de material (con ejemplos, detalles concretos de ejecución y diferentes situaciones), que se dividirían en: Dirección de actores, blocking y staging (dirección de escena), movimientos de cámara y efectos especiales (si no recuerdo mal, lo hice hace bastante tiempo ya ;-). 

A pesar de todo, y de que ha habido significativos avances en el campo de special FX, para lo más usual en producción, que se sigue haciendo igual, nos vale.

¡100% RECOMENDADO!
(no, no me han pagado, ojalá... Es, simplemente, uno de los cursos de pago más asequibles y completos que he hecho y considero que ha de estar en la caja de filmmaking tools de todo cineasta digital)

LOS 10 MANDAMIENTOS DEL CINEASTA

Tras tanta duda, siempre hay que mirar atrás y examinar nuestra historia, qué se ha perdido y qué permanece. En busca de tal clarividencia, he decidido escribir un decálogo algo peculiar:

'Los Diez Mandamientos del Cineasta'

¿Empezamos?

Aplaude Tom, aplaude.

1. Amarás la ficción sobre todas las cosas. Buscarás conflicto y metáforas que representen más o menos la realidad de nuestro mundo y le darás valor y dimensión a lo que hagas o cuentes.

Como contadores de historias en este universo digital, tenemos una inmensa responsabilidad a nuestras espaldas. Los ciudadanos de este mundo, realmente, viven de lo que contamos, lo creen y lo utilizan para tener algo que compartir con otros y algo con lo que reflejarse a sí mismos. Somos los espejos de la realidad.

En momentos de sociedades adormiladas o 'bobas', siempre hay medios y productos audiovisuales que no motivan demasiado el intelecto, cuando, a su vez, juegan un papel importante y decisivo en el presente. 

En épocas de crisis, de caídas de imperios, de desastres y confusión existencial de la sociedad, siempre ha predominado el entretenimiento más banal. Parece que lo sabemos todos porque lo estudiamos en clases de historia y 'todo el mundo tiene acceso a una educación de calidad', pero parece que no lo recordamos demasiado. Se nos olvida el daño que los medios han hecho durante las dos guerras mundiales y, sobre todo, en periodos de Transición y Guerra Fría.


En tiempos de caída de imperios, las comedias demasiado 'obvias' o los programas de cocina y realities presiden las parrillas. Hablamos de prensa, radio, TV, internet, VOD y, en la antigüedad, de eventos y obras de teatro. Siempre que ha habido eventos de cocina, catas de vinos y gente teorizando sobre paladares a todas horas, superstición, 'temas de bien estar'... ¿Casualidades de la vida?, había una gran guerra, o una crisis económica masiva azotando a la sociedad. 

Los líderes de opinión, los pioneros, ofrecían productos o proyectos que 'fregaban' los suelos de cabezas inundadas en miseria miseria y adormecían a las masas para que 'no sufrieran', o simplemente para que no se revolucionaran demasiado. 

En cualquier caso, era conveniente al fin y al cabo, ya que es más fácil escribir un libro de recetas, o mostrar las opiniones de un chef, que producir una serie con dimensión o escribir 'La Divina Comedia'. Es cuestión de esfuerzo y dinero... Como todo.


Tómatelo en serio a la hora de crear y no promuevas banalidades ni ídolos estúpidos. Nuestra responsabilidad es ser vanguardistas (no de 'vive el presente'), sino, vanguardistas en el sentido del origen de la palabra: 'Fuera de época'. Hemos de trascender a toda época, tender a la universalidad con contenidos que siempre puedan enriquecer al ser humano y darle algo en que pensar. 

2. No llamarás cine o narrativa audiovisual a lo que no debería ser o a productos manufacturados sin valía, información o subtexto alguno por gente que vendería a su abuela. 


Este punto es relativo, pues ya sabemos que la narrativa audiovisual abarca muchas vertientes, de hecho, da igual tu profesión real, si luego te formas y trabajas en el mundo de la comunicación audiovisual y, concretamente, en realización. Pero hay que estudiar y trabajar mucho para hacer algo de calidad (tanto conceptualmente como técnicamente). No vale coger la cámara y contarnos tu paja mental con saltos de eje y variedad de burradas que se descubrieron y resolvieron en los años 30.

Si quieres tocar música, la estudias. Hasta los amiguitos del hip-hop escuchan a Chopin y tratan de estudiar a los clásicos y ver qué funciona. En este punto sí, todo es relativo, pero no glorifiques proyectos absurdos o 'copia-pegas', películas eclécticas sin visión o un mínimo de dimensión.

Sí, hasta 'Zombie's Party' tiene una dimensión, no tenemos que hablar de clásicos o ir de culturetas, pero hay que conocerlos y hay que intentar seguir lanzando el ovillo... Que si no la sociedad no avanza y haremos lo mismo siempre.


3. No tomarás trabajos mal pagados para devaluar la profesión (aunque lo necesites), así mismo, realizarás contratos justos pagando las horas a precios estipulados por sindicatos... 

**A TODOS LOS PUESTOS: A todos aquellos que cogen trabajos a paupérrimos, que van a rodar entrevistas por 20 euros (incluyendo gasolina) y luego, además, editan a 10 euros la hora... o a 20, da lo mismo. Estáis perjudicándonos a todos. Puede que lo necesitéis, y que en fin, si no lo quiere el de al lado, esto es un país libre y todo eso...

Bien, lo único que estáis haciendo es dañar todos y cada uno de los oficios de nuestra profesión. Cada asesoría gratuita, cada botón que pulsáis, está haciendo herida sobre costra. Gracias a ello, el cliente (sea el que sea) no respeta tampoco los contenidos que hacemos, los dan por hecho y se permiten ciertas licencias... No saben ni ven cuánto cuesta llegar a hacer esos vídeos, o esas películas. Simplemente, para ellos son minutos de entretenimiento, de pulsar rec y play.


Yo siempre hago como Picasso (y sí, puede que digáis que era Picasso, pero no estoy de acuerdo, de hecho había mejores pintores que Picasso... la gente que sólo habla de Picasso no tiene ni idea de arte, normalmente, se han leído un libro); fuera de sermones.

Picasso era un gran showman (a lo Donald Trump, pero con talento), y sus palabras eran más brillantes que sus cuadros. Esto es lo que dijo: 'Puede que haya pintado esto en tan sólo 5 minutos, pero el aprendizaje me ha costado 30 años de mi vida'.

Esto mismo es lo que digo a los que me van a contratar. Pagan por tiempo, pero también por equipo y experiencia en la especialidad. Eso es un hecho.

**AL PRODUCTOR/DIRECOR-PRODUCTOR: Si no tienes presupuesto y es una inversión tuya, no cojas voluntarios prometiéndoles que les pagarás cuando tu película haga dinero en festivales o cuando tu show se venda y todos 'seamos súper famosos'.

Es mejor que inviertas TU capital en TU equipo si realmente quieres que TU proyecto vaya a alguna parte (y si realmente eres o quieres que te llamen productor y estén contentos contigo). Si no estas por la labor, aprende tú a escribir, editar, iluminar, grabar, producir y dirigir y hazlo con un par de amigos o con estudiantes que no hayan acabado la carrera (por favor, no cojas a graduados, eso también nos perjudica).

Recuerda que la gente trabaja, pero en realidad, a parte de sentirse 'llenos' al realizar algo bello, en el fondo, a todos los técnicos les importa un bledo tu idea, en serio... No haces un favor a nadie, ellos NO GANAN NADA. Sólo quieren vivir de lo que hacen además de sentirse realizados haciendo eso que tanto les apasiona... Pero tu proyecto les da igual, a no ser que tengas a Brad Pitt y sea de renombre (aunque a esos ya les pagarías mejor supongo).


A mayor inversión, mayor calidad en todos los sentidos. La decisión es tuya. Perdón, pero este mandamiento se ha alargado un poco.

4. Glorificarás y respetarás los breaks y días libres, por lo menos los de los demás compañeros, tú puedes seguir trabajando, si quieres, pero respeta la ley.


Este es un punto interesante, porque el 100% de compañeros que he conocido siempre acaban trabajando horas extra y 'perdonando' algunos pagos, haciendo descuentos o recibiendo pagos por hora normal al hacer horas extra o al entrar en el margen nocturno. Algunos, incluso, no cuentan con 24 horas entre rodajes nocturnos y diurnos para descansar y cambiar el chip.

Eso es una salvajada.



Hay editores a los que les piden unas fechas de entrega de partirse de risa a precios ínfimos... Y muchos de estos editores han de trabajar de noche. Esto, además de no estar pagado y repercutir en nuestro producto final, NO MANIFIESTA PRECISAMENTE UN RESPETO POR EL TRABAJADOR.

No es que nos lo pasemos muy bien, que tengamos que estar agradecidos y que podamos estar 4 horas más de rodaje; es que este es un trabajo como cualquier otro y no somos rameras... Qué digo, hasta esas mujeres tienen más tiempo de descanso.

5. Honrarás y amarás a tus seguidores, respetarás a las audiencias y tratarás de darles material que no sólo entretenga, sino que también les enriquezca como personas.


Relacionado al mandamiento primero, pero con mayor énfasis en el receptor, no en la creación en sí. Creo que este punto está claro y el material que ofreces muestra, de forma directamente proporcional, el respeto que tienes a la audiencia, cómo hablarás de ellos a distribuidores y qué sentirás sobre ellos. 

6. No matarás o destrozarás las ideas o los proyectos de los demás (en ninguna fase de producción, da igual el motivo).

Este punto se refiere más a las figuras del productor, del director y escritor. Todos los proyectos evolucionan y mutan naturalmente, pero no se puede firmar un contrato y luego pretender que en la película (que era un drama de terror psicológico) haya que cambiar el plot e incluir aliens porque sí. 


El compromiso inicial es el compromiso inicial de las tres partes y se mantiene más o menos acorde con la línea de la película, con el acuerdo y con la continuidad de trabajo. Me explico: Un productor no puede cambiar de director o de escritor como le plazca sin consecuencias (sí, esto ocurre a menudo). 

El problema surge por el mismo motivo mencionado con anterioridad. Es común encontrar a productores que llevan años rulando por el país con 5 películas a cachos. Llevan trozos, secuencias grabadas, segmentos de páginas de calle en calle y, a su vez, van contratando a otros (esto pasa muchísimo con documentales, por ejemplo, pero se aplica a otros géneros también, sobre todo en España). 


Al final, esa cadena humana deja de ser tan clara, da más trabajo y dolor de cabeza que otra cosa y, el director o el escritor que coproducen (o estaban en el proyecto al principio) acaban desentendiéndose, pues ya están contratando a otros realizadores que pinchan en el proyecto o que quieren acabarlo ya, recibir el cheque y pasar página. 

Sí, porque cuando te toca uno de esos curros de 'restillos-de-otros-y-hacerlo-funcionar', no suele ser placentero, y el productor ya pasa de las calidades iniciales, únicamente puja por un producto acabado y listo para distribuir. 


En fin, interesante, ¿verdad? Todo esto nos lleva a...

7. No cometerás adulterio. (Creo que este punto no necesita explicación). 

O sí... Relacionado al mandamiento 6 conciertas vueltas de tuerca. No contratarás a persona/s para tu proyecto para dejarles tirados a mitad, o tener a otros secretamente realizando otras funciones con el trabajo de esta persona sin su conocimiento; así como 'no aceptarás un trabajo que no vayas a realizar'. Esto, en empleos en plató se suele dar mucho más, que, por ejemplo, un cámara de pronto te deje por otro bolo mejor pagado cuando ya había dicho que iba, o un actor te falle...

El calendario es el calendario, y el calendario es sagrado porque no queremos perder dinero ni tiempo para nada. (En negrita).


Pero los mayores casos de prostitución por parte del productores o creadores se dan en pre-producción (guión y logísticas varias) y en postproducción, especialmente con contratos que se rompen porque se pagan en dos plazos. Os sorprendería saber cuántos productores se llevan películas de un estudio de montaje a otro, rompecabezas a medias.

Eso es ser, con perdón, una PUTA con todas las letras. Una cosa es que no te guste algo, otra es buscar quién te hace qué mejor por el precio más barato y qué partes con descuento al contratar todo... Para luego llevar hard drives de un sitio a otro y romper contratos obteniendo modelos 3D a mitad de precio, o llevándote versiones y películas a cachos a sitios diferentes.

Los productores que hacen eso, con animación especialmente, pero se aplica a cualquier proyecto audiovisual (pues son procesos); son unos PUTONES... No me corto, no tienen otro nombre, eso es robar y no pagar a los pobres animadores (que son artistas y curritos) ni la mitad del jornal en total.

En fin, no pongáis los cuernos a nadie, y si lo hacéis, que haya conocimiento y consentimiento de la otra parte o hazlo saber antes de que la relación comience.



No me meto con todos los productores de la galaxia. Simplemente me siento ofendida cuando me encuentro con el pastel. Esto son cosas que he observado a lo largo del tiempo... Y sí, el productor es el jefe o el compañero que lleva el capital y la logística, es lo que hay, por eso se habla de él.

8. No hurtarás ideas, materiales de rodaje o derechos de autor firmando ilegítimamente por cosas que NO HAS HECHO.

Este punto va ligado al anterior, pero se puede asociar a cualquier otro de los oficios en el mundo cinematográfico. En definitiva: No cojas lo que no es tuyo y digas que lo has hecho tú.


Ahora dirás: 'Bueno, es trabajo en equipo y yo lo encabezaba' o 'yo di esta idea' o 'cambié la coma y dos expresiones más en el guión...'; o 'yo firmé el contrato de editor, si luego el productor se lo ha llevado a otro a que le haga el resto de película no es mi problema, este es el acuerdo conmigo y es mi crédito'... etc. etc. etc.

Siempre hay problemas para mostrar quién hizo qué, cierto, pero hay que intentar mostrar la realidad, pues los créditos puede que no sean todo, pero son algo infinitamente importante en tu currículum (no es cuestión de ego, es cuestión de raciocinio y practicalidad).

Todos sabemos lo que hemos hecho realmente y qué tipo de actitud hemos tenido en una producción... Allá cada uno con su conciencia.


9. No dirás falsos testimonios sobre tus compañeros o sobre la competencia ni mentirás.


No mentirás acerca de tu disponibilidad, no te comprometerás con dos personas a la vez para proyectos que prácticamente se solapen, no dirás que haces un proyecto y luego, el día antes de la producción o a mitad de proyecto te 'pondrás malo', ni mientas sobre salarios de unos y otros y, no marujearás o difamarás a alguien o criticarás su trabajo en sets y, por supuesto, no eches la culpa al de al lado si algo ha salido mal. 

En este apartado hay muchas negaciones, pero es lo que es. No mientas, indiferentemente del contexto y la situación. Puede que salgas ileso de una mentira, pero al final, además de poder perjudicar a alguien y a un proyecto en su totalidad, todo se sabe, se cuenta y se huele. Como siempre digo, esta industria no es tan grande como parece.


10. No codiciarás la película de tu prójimo, no codiciarás el inversor de tu prójimo, ni su ayudante de producción, ni su editor, ni su equipo o materiales, ni su éxito, ni su asno, ni cosa alguna de tu prójimo.


Este mandamiento es demasiado general porque se relaciona a todos y cada uno de los puntos anteriores, pero para ir a aspectos concretos:

Puede que desees lo del compañero, pero de una forma sana. No deberías 'hacerte' con otros que estén trabajando para alguien que tu conozcas en ese momento, o sobornar a gente con dinero, 'hacerte con equipos que no son tuyos unos días más', engañar respecto a sets o localización para tenerlos más tiempo... etc.

Esta industria no es como el resto, la mayoría de las producciones son realizadas por pequeñas productoras privadas. Cualquier alteración supone un mundo para ellos. Por eso todos nos tenemos que arropar y colaborar, no codiciar lo del vecino.

Por otra parte, sé que siempre necesitamos un día más, andamos cortos de presupuestos y ha habido un accidente o queremos más B-roll. Todo freebie es bienvenido, pero no hay que 'hacerse con cosas' que no nos corresponden sin preguntar. Tomar prestado, en este mundo de producción audiovisual, es siempre algo que abarca muchos grises, sobre todo en proyectos hechos a cachos a lo largo del tiempo. 

Mucha gente, sobre todo productores (otra vez, pobrecillos); tienen la filosofía de 'es mejor decir que lo sientes al final, que pedir permiso desde el principio'. 


Entiendo porqué lo hacen, y es que el camino es rocoso y desalentador, pero este no debería ser el cimiento fundamental de un proyecto, éticamente hablando. Nuestra industria sería mejor si la gente no mintiese o no se hiciese constantemente con eso que tiene 'el de al lado'. Codiciar algo, sea una persona o un bien, hasta el punto plagiar, o de omitir información, o de hacerse el tonto para tener eso unos días más; no lleva a ningún sitio más que a provocar sentimientos de abuso en otros y que estos no vuelvan a querer trabajar contigo.

Puede que penséis que este punto es obvio y que nunca pasa, al menos en productoras respetables o canales de televisión con capitales serios y profesionales detrás... Pues siento decepcionaros, pasa, y mucho, porque aparentemente parece que esa es, y siempre ha sido, la fórmula para producir entretenimiento (cine, series, etc.): La jeta. 

Hay que desterrar el utilitarismo y la codicia de nuestros corazones. Nos tenemos que arropar y ayudarnos para que progresemos y sigamos adelante.


Todos estos mandamientos se pueden resumir en dos: Amarás la ficción sobre todas las cosas y al prójimo como a ti mismo.

CINCO VERDADES DEL GUIONISTA (Parte 3)

Algunos meses han pasado desde los artículos Las 5 Verdades del guionista (Partes 1 y 2), y por fin ¡aquí os traigo la tercera entrega! Espero que os guste y, en fin, no os lo toméis muy enserio (sólo un poco). 

Con mis letras no pretendo hablar de técnicas en sí, son simplemente apreciaciones que he ido acumulando a lo largo de mi trayectoria profesional que quiero compartir. TODO SIEMPRE ES CONSTRUCTIVO.

Benditos libros, ¿para qué os quiero? (Los tengo todos)

1. LOS PARADIGMAS AYUDAN, PERO HAY MUCHAS FORMAS DE HACER TORTILLA.


No te obsesiones con los modelos de guión. Los patrones universales, paradigmas, mitos y tramas por género son útiles, pero siempre han de aplicarse desde el subconsciente (de hecho, a veces querríamos tirarlos por la ventana directamente a la hora de reescribir). Síguelos si quieres, pero no como si fuesen el 'padre nuestro', ya que eso, a la larga, puede que empobrezca tu historia. Simplemente meterás demasiados elementos innecesarios o fuera de lugar y acabarás con una simple copia.

Muchos guionistas están obsesionados con esto, además de seguir fervientemente las aclamadas beat sheets y elementos generales que 'deben estar presentes en toda historia'. Ejemplo: ¿Tengo el detonante en la página 10?, ¿tengo personaje reflejo?, ¿tengo las pinzas en las páginas adecuadas? Espera, ¿Cuál es mi Mid Point? Descenso a los Infiernos, momento oscuro... ¿Pasa el primer umbral en la página 20? ¡Es una comedia! ¡Tiene que ser antes de la 20! ¡Mierda! Mil gracias a docentes, agentes, departamentos de marketing, y por supuesto, a todos esos países que directamente copian las fórmulas americanas con otros nombres e idiomas. ¡Estamos dañando la capacidad creativa mundial! Con esa empanada mental, cualquiera se relaja para crear algo con mente y corazón.


"ATRAPA AL GATO, AL RATÓN, AL PERRO, Y OTROS LIBROS SOBRE LA PROFESIÓN PARA DUMMIES SOBRE EL ARTE Y LAS TÉCNICAS DEL GUIÓN CINEMATOGRÁFICO: 

LÉELOS, ESTÚDIALOS, Y OLVÍDALOS"


Lo cierto es que hay miles de millones de guiones mandados a agencias, productoras y majors, que, a pesar de cumplir todos estos parámetros y que técnicamente son 'de diez', ninguno destaca del resto realmente. Todo, por desgracia, está cortado por el mismo patrón, la clave: Esas contadas excepciones que parecen seguir el patrón pero que no lo hacen, que aportan algo más además de tener personajes interesantes y un concepto peculiar.

2. LA VOZ DE UN GUIÓN NO SE PUEDE ENSEÑAR, COPIAR O EMULAR DE FORMA GENUINA.


Has de trabajar tus facultades de redacción, leer y escribir mucho para realizar proyectos, pero lo más importante es la voz.
La voz es una cosa que o se tiene o no se tiene. Si no se tiene, puede ser por los siguientes motivos:

1: Que el que tenía esa voz en la escritura la haya perdido (depresión, falta de disciplina, práctica o interés, etc.).

2: Que el que tenía voz esté buscando otra para cambiar un poco su estilo, renovarse (en definitiva), o poder mostrar otros registros que funcionen mejor con la historia o con su persona o punto de vista actual (todos nos perdemos alguna vez o simplemente cambiamos).

3: Que simplemente el sujeto nunca haya tenido una voz característica de suficiente potencia que se distinga del resto.



Ahora es cuando nos asustamos de sopetón: Lo que escribo es una basura, soy uno de ESOS. Permíteme que lo dude. No te preocupes, que al escribir, la voz se calienta también. Otras veces no sale y punto, depende del momento. Hay días de estreñimiento e inapetencia, lo sabemos, a veces hasta meses.

Los que no tienen voz no es que sean momias, o gente vacía, simplemente poseen otro tipo de personalidad que carece de ese tipo de gancho a la hora de crear. Lo mismo ocurre en el mundo de la música, hay grandes intérpretes aunque, normalmente, los mejores no pueden componer o componen piezas técnicamente correctas del montón, sin demasiado sello o voz propias. Sin embargo, luego tienen realmente dotes y un sello a la hora de interpretar trabajos de otros. Lo que quiero decir es que este tema es más complicado de lo que parece y podríamos escribir un libro sobre ello, así que: Conoce tus mejores talentos.

Para narrar ficción hay que tener una voz, hay q forjar personajes, no simplemente 'sentirse identificado'. No todo el mundo vale para esto. Hay que inventar personas con formas de hablar y narrar, tanto en acción como en diálogos. Tiene que ser algo fresco, auténtico, interesante, algo que sea tan honesto que llegue a ser universal, que al lector le guste leerlo aunque la historia en sí sea hasta pobre. Los lectores voraces probablemente escriban con vocabularios inigualables, pero normalmente, al consumir a tal escala, no han ejercitado su propia voz porque admiran las de otros demasiado. Nada positivo o negativo, es simplemente diferente. Einstein solía decir que leer demasiado era procrastinación, que leer demasiado no ejercitaba el intelecto como debía ser ejercitado. La lectura es sumamente necesaria, pero leer mucho y tener un vocabulario floreado y hermoso con una gramática inigualable y conocimiento de temas, géneros o ciertas técnicas, no quiere te convierte escritor. El consumo es el consumo, la creación es la creación. Ahora bien, estos siempre son editores inigualables, ese es su talento, no perdonan una coma, corrigen los errores formales del creador y enriquecen su obra. Algo infinitamente necesario. TODOS SOMOS INDISPENSABLES Y TENEMOS ALGO.


La voz no se enseña, se tiene o no se tiene y de ahí se ejercita y perfecciona (por mucho que digan en clases de guión). Mucha gente del mundo docente tiene ese problema, precisamente; hay otros que emulan la voz de series que han funcionado y de películas como 'El Precio del Poder', 'Pulp Fiction', 'Deadpool' (créeme, ya empieza a estar de moda predominante en escuelas de cine)... Se pueden tener influencias, sí, pero no hay nada más ruin que calcar la voz de alguien (a excepción del género satírico aplicado a lo que se pretende 'emular', claro, pero siempre con tu propia voz o tu punto de vista al respecto).

¿Qué has de hacer para escribir guiones con 'voz'? Pues no admirar tantas otras voces religiosamente y utilizar la tuya, además de juntarte con gente que no acalle tu voz, que inspire tu voz. Así mismo, para que esto sea posible, que otros inspiren tu voz y ayuden a que esta florezca y adquiera más colores, esas personas han de tener una potente voz también.

Sin voces no hay coros. Si tu grupo carece de esta, cambia de tercio, busca a gente con mucho que contar, con puntos de vista sólidos, interesantes y atractivos, con expresiones creativas y peculiares; y, por supuesto, con los conocimientos necesarios para plasmar esa voz en papel.

3. EL GUIÓN ES UN 'BOCETO BASE' A SEGUIR.


Ya lo hemos explicado, en otros posts. Se va a cambiar en la sala de montaje, o los actores van a poner otro artículo delante o van a usar un sinónimo, en el fondo da lo mismo. El director cogerá el guión y lo hará suyo, para eso está, lo sabías desde el principio. Tú te lo guisas, tú te lo comes.

Muchos escritores de guión quieren dirigir y critican todo lo que no es ese guión sagrado que han escrito. Lo cierto es que a veces un escritor puede llegar a ser un gran director, a veces funciona, pero normalmente no es así. Depende de la persona y sus facultades. Los 'escritores' que son grandes directores, normalmente son primero directores y después escritores. Los mitos no existen. Woody Allen, Tarantino... Cualquier aclamado 'writer-director' es un tío de desarrollo, no es escritor de profesión, por eso tienen (secretamente como pequeña inversión) una empresa propia con cinco o diez escritores asalariados... Además de ser representados por agentes que buscan escritores 'pay per play' para la reescritura de borradores. Créeme, esto es una realidad, da igual quién sea, si le conoces, es porque NO ESTÁ SÓLO EN EL AJO.

Volviendo al tema, siempre me hace gracia cuando escucho a guionistas frustrados que critican a los realizadores de sus películas, o de las series que han ayudado a desarrollar.

Dicen: 'Me han quitado esta trama secundaria', 'han cortado esta secuencia que era clave en la manifestación del tema', 'han cortado tres de mis escenas de acción y el rapto del niño', '¡mi monólogo climático! ¿Dónde está?' (...). ¡El condenado monólogo que hacía de esta ****da una obra de arte!

Bien, a veces se toman decisiones erróneas o censuran de acuerdo a tipos de público objetivo, pero, en general este no es el caso cuando los guionistas se quejan. Probablemente si lo han hecho así es porque había una causa de peso detrás y, probablemente, vieron en la sala de edición que la cosa no funcionaba, que no iba con el ritmo o con el contexto del momento. Las decisiones no las toma una persona únicamente, y siempre hay motivos lógicos tras estos cambios. El escritor de guión ha de saber tomar esos cambios, asimilarlos, admirarlos (o no) y quedarse en su lugar, que para eso le pagan.

El cine y la televisión son medios narrativos en constante mutación, así que, dependiendo de qué actores formen parte del proyecto, las estéticas elegidas, el feel en plató, las oportunidades que aparecen de pronto en juego de forma orgánica (llámalo X); todo puede cambiar en un segundo. Hay simplemente muchos elementos con los que hay que saber jugar, cierto es que debemos pensar constantemente en el plan, pero también todo va en función de la efectividad en la ejecución. ¿A dónde quiero llegar con todo esto? A la defensa de mi argumento: Un escritor se aterroriza normalmente con estas ideas de incertidumbre en una praxis de este tipo, llena de gente a la que coordinar, accidentes, variables y dinero en juego en la que CUALQUIER COSA PUEDE PASAR, con lo cual, normalmente, los escritores no suelen ser buenos directores. Dos motivos: el arte de dirigir se entrena y estudia full-time y hay que saber de todo; por otra parte, el escritor normalmente tiene demasiadas barreras frente a sus ojos que no le dejan destruir todo de nuevo, no va a destrozar su creatura, y jugar un poco con las vidas de sus personajes o con las acciones, o le va a costar si es que sabe o puede hacerlo 'en directo'.

La mayoría de los momentos mágicos que han pasado a la posteridad en la historia del cine fueron causa de accidentes de técnicos y actores, además de sorteos de problemas en rodajes. Otros, simplemente ocurrieron a raíz de improvisaciones en ensayos, esas pequeñas gemas hay que saber reconocerlas y utilizarlas cuando es debido. Podemos enumerar miles de ejemplos, El gato de Vitto Corleone, las secuencias terroríficas de Alex cantando 'Singing in the Rain', Travis y su 'Are you talking to me?' son tan sólo una ínfima parte del conglomerado de momentos mágicos robados de brillantes ejercicios y de relaciones director-actor.

A veces los cambios tienen que ocurrir simplemente porque hay una donación de un escenario o un contacto que puede aportar algo a la producción que aumente su caché y su valor (por ejemplo, 'alguien tiene un yate gigantesco' o 'el poder de cerrar una parte del aeropuerto gratis para la producción'). Hay que saber ver cada oportunidad fuera del guión, hay que tener en mente el producto final.

Vamos a omitir qué tipo de relaciones

Por último: La figura del editor. Esos pobres individuos que únicamente hacen el puzzle. ¿Únicamente? Arman la película, le dan oxígeno, hacen que el corazón lata. ¡Milagro! Cierto es que siguen el guión, ese es el plan inicial, pero hay tantas veces que simplemente una persecución es demasiado larga, o un personaje demasiado obvio, o una reacción no cuadra, o no se entiende algo tal y como está rodado, o el diálogo o el monólogo se debería acortar... Los editores son los magos del oficio narrativo de ficción. Son aquellos que han de ser escuchados siempre, por el director y por los productores. El escritor, tal vez, debería confiar en ellos también y dejar de criticar lo que han hecho otros con su trabajo.

El editor dota de vida a vuestros guiones y, al igual que limpia la imagen del actor, limpia la vuestra también.

4. MENTOR: SI / CLASES DE GUIÓN 'SACACUARTOS' DE GURÚS: NO.


Déjate ya de clases e historias que te cuenten. Actúa. Busca a un mentor personal que te ayude con parte de tu entrenamiento o ten un socio con el que organizar tu trabajo y con quien puedas escribir.

Hemos mencionado en otros puntos la figura del mentor, lo cual es diferente a una clase, libritos y otras actividades. Y diréis: ¿Por qué ataca el autor tan cruelmente al modelo académico? O a aquellos a los que llaman 'doctores de guión' (no critico a todos, pero a esos que dan clases constantemente porque no tienen nada mejor que hacer y se hacen llamar 'doctores' me irritan en suma manera).

La vida duele tanto que no puedo bajarme del estrado

No tengo nada personal contra profesores, simplemente esta idea surca los mares de neuronas en mi cerebro (si es que quedan muchas): ¿Por qué no elegir a un 'profesor-doctor' como mentor? 

Por muchos motivos, pero para no ofender a nadie este es el principal: Un mentor-escritor estará acostumbrado a escribir constantemente material original suyo, tanto novela como guión, y sabrá que todo es bastante más relativo de lo que se estipula y se enseña, que cada historia aclama un estilo, unas normas u otras. Un verdadero mentor sabe qué hacer para que así el guión pueda respirar. Eso te lo da la profesión, el ver qué factores hacen que ciertos proyectos tornen a mejor o a peor, a más adecuado o menos.

Esta descripción de cualidades, raramente, encaja con la de los profesores, ya que su disciplina está más basada en la clasificación, en el orden y la simplificación de elementos a explicar. La ortodoxia suele ser enemiga del creador. Ha de ser conocido pero luego asumido, filtrado y destruido. Los académicos tienen este pragmatismo como norma básica y método a seguir, de hecho supravaloran la teoría y la ponen por delante de todo.

No me malinterpretéis, los profesores son necesarios aunque, particularmente, en ciertas profesiones, llega un momento no muy lejano en que dejan de serlo, pues, para empezar, normalmente (hay excepciones), no trabajan en el medio. El problema es que no es tan fácil de identificar y distinguir cuándo hemos tenido suficiente, cuándo empiezan a ser dañinos. Cientos de personas pasan toda su vida yendo a clases de escritura, van y vuelven... Cuando los profesores sólo explican lo mismo, cuando simplemente innovan en la forma en que lo cuentan, en pequeños detalles, pero la forma es la misma y has de ceñirte al paradigma. (Créeme, pasé años de mi vida gastándome dinero en talleres y clases de escritura y guión de todo tipo, y de verdad que son sacacuartos, nadie te va a enseñar nada que no sepas o no dependa de ti, no hay fórmulas ni pócimas).

En definitiva: No te obsesiones con buscar mentores, guías o inspiración en clases, no te obsesiones con teorías. Puedes ir a clases para establecerte un calendario mental en momentos de bloqueo, para ver cómo reacciona la gente ante tu material, o para hacer contactos (*), eso es todo.

Los profesores (**), aunque los haya que sean realmente maravillosos y elocuentes, al final tan sólo reportan lo que ocurre o cómo es lo que ya existe, no lo que no existe. Los escritores trabajan con lo que no existe. ¿Quieres más razones?

¡Qué más necesitas!

*He de decir en respecto que a mi nunca me ha servido para conocer a nadie que pudiese llegar a ser un compañero creativo pues, los perfiles que me he solido encontrar han sido: gente sin experiencia alguna como guionista, gente que quiere ser guionista y no trabaja en el medio, o jubilados con mucho tiempo libre que se apuntan a todo. Alguna vez he conocido a alguien como yo, y ha dejado de ir a las clases el segundo día.

**No ataco a profesores, ojo, la vida es dura y, a veces, el camino va en esa dirección porque da disciplina, porque no hay nada más y hay que comer, o por cualquier otro motivo. Las clases dan dinero y son lo que son, díselo a J.R.R Tolkien o a R.R Martin. Pero he conocido a innumerables personas que se han llevado más negatividad de estas clases o talleres que otra cosa, pues los hay que enseñan y disfrutan y quieren ver gente triunfando y superándose, pero la mayoría de ellos transmiten negatividad y suelen estar frustrados (no les culpo, ser guionista es frustrante, pero lo es mucho más si no has llegado a hacer nada). Puedes ir de vez en cuando, pero si es alguien a quien conoces y sabes que saca lo mejor de ti.

Trata y toma las críticas de gente que trabaje en el negocio y sepan igual o más que tú, que vean cosas que no has visto mientras estabas escribiendo.

5. ¿EGO? ¿QUÉ ES ESO? ESA COSA QUE HAY QUE SABER CUÁNDO ENCERRAR EN EL ARMARIO Y CUÁNDO NO.


Ego es lo que hay que tener en la concepción de la idea presente, siempre de una forma prudente, claro está. Después hay que perderlo y, al final del proceso, en los penúltimos borradores, en cierta, forma hay que retomarlo de nuevo. Las historias tienen vida y personalidad porque están impregnadas de parte de la obsesión y 'cabezonería' del que apareció con la idea inicial, o del dúo que la creó.

El ego, por mucho que te enseñen, que te digan que hay que destruirlo, por mucho que promulgue el budismo (que tanto está de moda ahora en el mundo del artistéo) que hay que enterrarlo, es necesario e indispensable en nuestras vidas. El ego, en pequeñas dosis, ha de existir y tiene su función, sólo hay que saber cuando meterlo en el armario.

Bueno, sí que tenemos genio, y mucho

Son muchos los escritores que se dejan influenciar por grupos o comunidades de escritura, brainstorming, etc.; y que realmente no suelen escribir nunca algo 'con garra'. Se fían demasiado de lo que les dicen y supravaloran las ideas de la gente que les rodea.

En esas comunidades te dicen: 'deshazte de tu ego, no lo quieres, te hace daño, daña tu obra, el ego es tu orgullo, es sólo algo que te has labrado tú, una máscara que te obstaculiza al caminar en este viaje, que ata tu creatividad'. Pues sí, tienen razón, el ego crece orgánicamente en nosotros mismos y emana de nuestras experiencias. Es la esencia de nuestro temperamento y las mutaciones de nuestro carácter durante años, con todo lo bueno y todo lo malo... Por eso es dañino para el trabajo en equipo en ocasiones, porque incluye también todo lo malo que implica el amor propio y eso es perjudicial para el trabajo en equipo.

Estos consejos para 'el escritor ideal' han sido creados y van por modas. Ahora quieren que seas un niño de nuevo para crear, y eso se enseña a gente que no es muy 'creativa' para que lo llegue a ser. En mi opinión, este método de comida de coco no funciona. Los niños no tienen ego ni vergüenza cuando juegan, cierto, y puede que tengan ideas más a menudo que los adultos, pero estas también son menos interesantes en muchos aspectos. Las ideas de los infantes suelen ser planas, además de que estos se mantienen flemáticos a la hora de defender una idea constantemente o de dar razones. Realmente, les importa poco, a no ser que hablemos de algo que realmente les toque la fibra (pero suele ser poco frecuente, los niños son como las olas del mar, su pensamiento viene y va). En fin, las 'pseudotécnicas' del escritor de finales del siglo XX y principios del XXI son una moda y tienden a apuntar al budismo y al hinduismo... Por lo visto ahora nos enseñan a respirar... NO COMENTS!

Todo es un negocio, supongo...

Como escritor, hay que ser racional y hacer balanza con nuestros entes personales. El concepto del 'ego' es complejo y hay que saber identificar las vertientes de nuestro ego y cuáles son positivas para la productividad en el proceso creativo. Hay que saber cuando acallar nuestro ego al crear personajes, para no juzgarlos y dejarlos volar; cuando, a la vez, hay que tener vista para deducir quién es de fiar y quién no, quiénes son compañeros competentes y por qué.

Otro punto que quería resaltar es el siguiente: Por favor, guarda tus ideas y, hasta que no tengan una forma 'pasable', hasta que la gente no las pueda visualizar con cierto detalle, no las compartas (por mucho que digan). El motivo: Es muy fácil destrozar ideas. Aquellos que dan lecciones de actitud, que claman que han destruido su ego y que son tan felices creando y que necesitan escuchar tu storyline, todo lo que desean es soltar a ese 'inexistente ego' de la correa y hacer que se interponga entre tú mismo y tu idea. Así mismo, destruirán tu historia, la torturarán y luego dirán que eres un intolerante, que no aceptas las críticas de otros por culpa de tu ego. Sus 'inexistentes egos' quieren devorar tu idea, que irónica es la vida ¿verdad?


En el fondo, nadie quiere que triunfes (a excepción de ALGUNOS miembros de la familia o de mejores MEJORES amigos); o se muestran indiferentes. De vez en cuando hay algún ángel que aparece en tu camino para sacar lo mejor de ti mismo, pero las probabilidades son ínfimas.

Puedes contar tu historia cuando ya esté el primer borrador, o parte de este y tu detallada escaleta con todo listo... Antes no la expongas porque se está gestando y, además, la gente no te suele dar una segunda oportunidad si no les ha gustado lo que han escuchado de primeras.

EGO. A pesar de todo, ese ego personal ha de encontrar su silencio en ocasiones, sobre todo al finalizar el guión, pues en este mundo de la ficción se evalúa lo que funciona en imagen y se valora por la ejecución de la idea ya desarrollada en papel. Por consiguiente, hay que saber cuando retirarse y dejar al siguiente que utilice tu guión, tanto en set como en la sala de postproducción. Si no te mantienes en esa posición como escritor, o no sabes manejarla, no te volverán a comprar un guión porque trabajar contigo es una pesadilla, y punto.

En resumen: El ego ha de existir, pero hay que saber cuándo dejarle salir del armario y cuando no.

 
Copyright © 2015. CINEASTA DIGITAL - All Rights Reserved
By Cineasta Digital